“Yo” la quinceañera loca.

¡Cada vez que me acuerdo me rio ¡ ….jajaja realmente yo era una loca.

Entrar al laboratorio de química para mí era una hazaña, llegaba siempre atrasada y como el profesor me puso un ultimátum la próxima vez tenía que hacerlo bien.

Eran las 7:35 am y ya había empezado la clase, yo mire primero por la ventana y vi a mi profesor copiando unas formulas, mientras adentro las compañeras de grupo ya me divisaron, pedí con señas que me separaran un asiento “estos eran taburetes sin respaldo”. Para mi suerte la chapa de la puerta estaba dañada, abrí la puerta que me la dejaron emparejada y literal me puse a gatear en ese piso carrasposo con mi mochila pesada encima, pocas compañeras se dieron cuenta y el profe estaba ensimismado escribiendo la fórmula de la glucosa en el pizarrón con la inolvidable tiza.

Todo iba perfecto, divise el único taburete que estaba esperándome, llegue gateando y feliz porque estaba a punto de concluir mi llegada, de pronto me subí al taburete y me caí como condorito y todas mis compañeras se rieron y el profe se dio cuenta y de verme en el piso maltrecha mejor se reía en vez de hablarme.

Como a los 10 años de salir del colegio me encontré con mi profe y lo primero que me pregunto fue ¿señorita ya maduro?……

Posdata: “yo”.

 

merymeneses7
Author: merymeneses7

0

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. romina

    La anécdota muy bien. Hay problemas en la redaccion que irás aprendiendo paso a paso. No olvides conectar con el lector. Usar imágenes que lo trasladen al espacio y a las emociones de los personajes.

    1. merymeneses7

      Gracias Romina , mejorare y estaré más atenta a conectar con el lector

  2. Me gustó tu texto no pude evitar reírme, aunque hubo una parte de tu texto en la que me pierdo, pero fue muy divertido leerlo

    1. merymeneses7

      Gracias por leerme..y me podrías decir que parte te perdiste como para reflexionar sobre eso..

Deja una respuesta

once + dieciseis =