Saltear al contenido principal

Y ahora… ¿que sigue?

En ese momento cuando la tristeza ronda tu vida, en ese momento cuando aparentemente todo es oscuridad, pareciera que no hay palabras que puedan levantar el ánimo, y en verdad no hay, sin embargo, no es necesario que palabras aventadas desde cualquier lugar lleguen a ti para recordarte que eres un ser de luz, ya lo eres, sin importar que hay a tu alrededor, sin importar que es lo que nubla tus pensamientos, eres un ser cargado de muchas y hermosas virtudes que te hacen único y por tanto merecedor de todo lo bueno que pueda darte el creador.

Solo tu podrás saber en que momento volverás a sonreír con tanta fuerza, brillo e intensidad que el mismo sol sentirá envidia porque sus rayos se verán opacados por esa curva que se forma en tus labios y que hacen que todo vuelva a cobrar sentido.

Regresa a tu interior y recupera tus herramientas, las mismas que usaste cuando debiste enfrentar un momento difícil, esas mismas que también usaste para celebrar la victoria, son las que ahora necesitas para reconstruir lo que posiblemente este dañado pero que aun puede ser recuperado.

Y ahora… ¿que sigue? la restauración desde el interior pero esta vez con mas fuerza y con mejores cimientos que ningún temblor podrá desmoronar.

camichung

Quizás no sea el mejor escritor pero cuando escribo me transporto a un lugar donde solo existe tres cosas: una hoja de papel, un lápiz y la imaginación.
Hombre de 33 años, padre de dos hijos a los que amo con todas mis fuerzas, con la convicción de que la escritura y la lectura marcan la diferencia y pueden hacer de tu vida un baile donde tu escoges la música y las personas con quienes quieres bailar.
Apasionado con la lectura y dedicado a la escritura.

Volver arriba