Saltear al contenido principal

Vieja amiga

Por estos días me han estado viniendo a la cabeza recuerdos de lo que fue nuestra hermosa amistad. Algunas personas te han mencionado.

Pocas veces te dije cuanto te apreciaba , y que estuvieras allí siempre, incluso cuando aun no te había dicho que estaba pasando por un mal momento, o que necesitaba de un cálido abrazo o incluso de unas horas en compañía y en silencio… Siempre lo sabias, sabias lo que necesitaba.

Ha sido tan curioso, de la misma manera se esfumaron las amigas que estuvieron en mi corazón por varios años..

Pasábamos momentos de risas interminables, de días fríos como el de hoy y de calores infernales que incitaban a una escapada a la playa que no está nada cerca.

Siempre he sido extrovertida y he tenido la capacidad de poder entablar conversación con el más introvertido o amargado, pero pocas veces me he guardado en el corazón a alguien de verdad, como a aquellas que fueron mis amigas y de las que fui una no tan buena mejor amiga.

El cariño era mutuo, la conexión incluso a  kilómetros estaba latente, en una canción, en un gesto, en un viejo conocido, en un baile, en momentos de casualidad.

Nuestra amistad era todo lo que me sostenía la alegría en los días malos, incluso si me enfermaba tenía la habilidad de hacerme sonreír y olvidar cualquier tristeza existente en mí.

Nunca fui muy cariñosa, pero atesoraba cada uno de los abrazos que me regalaste.

Aprecie, y agradezco cada ayuda emocional y económica que me brindaste, pues muchas cosas fueron posibles gracias a el cariño que compartimos.

Todo de un momento a otro se fue a pique… No hubo una despedida, no hubo un beneficio de la duda, todo valió nada cuando se hizo daño a terceros que no eran tú, querida EX MEJOR AMIGA.

Hoy por segunda vez, me pregunto si en nuestra amistad cabía el ser juzgada, tachada y tildada por ti, quien me acompaño en mis mejores y peores momentos, en mi salidas, mis borracheras mis lagrimas de tristeza y mis constantes ligues y coqueteos.

Me pregunto realmente si una MEJOR AMIGA tiene el derecho de enojarse y  dejar de ser tu confidente porque no le gusto algo que hiciste..

Hice tal vez algo indebido, algo que no te enorgulleció de mi, ni de nuestra amistad, nunca pensé que lo que yo hacía con terceros ponía en riesgo nuestra amistad, también a mi me dolió tu actitud y tus palabras.. y nunca lo entendí, porque lo fuimos todo como amigas, porque lo hablábamos todo, todo el día, hasta lo más insignificante, pero cuando no actué como esperabas o no fui de tu agrado por mis decisiones, ni siquiera por la infinidad de nuestros momentos más atesorados, pensaste en no abandonar y dejar a la deriva lo poco que he llegado a apreciar, que fue nuestra GRAN AMISTAD que yace en algún lugar del mundo y hoy fue recordada por alguien que nunca comprendió porque la magia murió.

 

Volver arriba