Saltear al contenido principal

¡Verdades ocultas!

Un día más que sucumbe ante mis ojos, he esperado a que todos duerman y por fin dedicar un tiempo para mí, estando en completo silencio. El frío de la noche se hace presente, congela mis pies descalzos y esa idea de que algo no esta bien, vuelve a rondar mi mente. Sí, esa de dejarlo todo y empezar nuevamente, abandonar mi trabajo actual y encontrar algo que realmente me apasione, donde se me permita crecer y no solo laboralmente, también como ser humano. El estar en un ambiente tan carente de valores, me hace cuestionarme si realmente quiero permanecer ahí. Me encuentro confundida y contrario a lo que mi familia piensa, en ocasiones siento que no soy la más afortunada.

He analizado mi vida noche tras noche los últimos tres meses, realmente ni yo me comprendo, mis profesiones me encantan (ambas son muy gratificantes), pero aun así esa sensación de vació permanece tan arraigada a mí, diciéndome una y otra vez: este no es tu lugar.

Usando el sentido común mi mente susurra: Todo esta bien, no hay de que preocuparse, tienes una vida estable y un trabajo seguro; pero mi corazón me dice a gritos que algo tiene que cambiar, sigue cuestionando mi buen juicio y me pregunta ¿de verdad esto es todo?, ¿deseas una vida sintiéndote así?.

Analizo mis opciones y mi cabeza parece que va a estallar, siento ese latido característico de las migrañas, que viene acompañado con las ganas de vomitar. Me doy un respiro y salgo al jardín, el aroma de la noche obscura siempre me tranquiliza y esa luna inmensa me devuelve la esperanza. Inhalo profundo una y otra vez, ya más tranquila regreso a la habitación y mi mente vuelve a trabajar. Una posibilidad es empezar de cero buscando nuevos horizontes, pero ¿haciendo qué?; otra seria continuar en mi empleo actual, con la mejor actitud y a la vez iniciar una búsqueda de auto conocimiento hasta encontrar algo que me apasione y pueda ser mi sustento.

Otro obstáculo es mi familia, jamás me darían su aprobación, en ocasiones les he mencionado mis ganas de buscar algo mejor y su respuesta siempre es la misma. Creen que no valoro lo que la vida me ha dado, pero no es eso, al contrario, valoro todas las cosas que tengo, sin embargo siento que puedo lograr mucho más. Ellos creen que sueño muy alto, pero ¿qué hay de malo en soñar?, ¿Acaso esta mal desear tener más tiempo para tu familia?, ¿no querer perderte las fechas importantes?, o simplemente anhelar más tiempo para ti. Y es que lo más importante en mi vida siempre serán mis hijos, deseo con todas mis fuerzas verlos felices y realizados, pero ¿cómo puedo esperar eso? si no soy capaz de luchar por mis propios sueños, si el miedo me paraliza cada vez que intento hacer algo diferente. Sigo tan confundida que ya no sé que pensar.

De repente un momento de luz y claridad cruza por mi mente, y por primera vez en mi vida siento que esta decisión solo depende de mi y sin importar lo que el mundo piense hoy decido luchar por mis sueños. Lo haré poco a poco, conociéndome a mi misma hasta encontrar ese trabajo que tanto anhelo. Sé que mi decisión es complicada y puede tardar, pero por primera vez no siento más miedo.

Karla88842

Encantada de estar aquí.

Volver arriba