Saltear al contenido principal

Una visita inesperada

Alguien respira cerca de mi cuello, es lo primero que pensé al despertar en la madrugada cuando por alguna razón mis sueños empezaron a cambiar muy rápido de un ambiente acogedor  a una situación peligrosa, quizás mi subconsciente me alertaba de algo y termino por despertarme, y me sorprendo con la silueta de un hombre en la densa oscuridad de las 2 de la mañana respirando muy cerca de mi cuello lo que me asustó demasiado pero me quede quieta por el miedo de que este armado, no podía ver de quien se trataba pero estaba asustada.

Sin saber más trate de alejarme despacio y así pude notar que la silueta pertenecía a un hombre joven, simpático de buen aspecto; pensé que no parecía un acosador o violador, pero ¿porque había entrado a mi cuarto? Y ¿qué hacía tan quieto? por lo general intentaría sujetarme o callarme, era una situación extraña, por fin me di cuenta que aquel hombre misterioso solo olía mi aroma, sin decir nada termine por separarme, el no hizo nada entonces corrí hacia la entrada y vi todo exactamente igual, todo  estaba bien cerrado, ¿Cómo había entrado?, Regrese despacio a mi habitación y pude ver algo extraño en aquel chico, se veía tan callado y nostálgico, lo escuche decir; Hueles igual que ellos, pregunte: ¿A quiénes? Respondió: a los ángeles.

Pensé ¿quién es este joven? su mirada se ve tan triste, ¿quién eres tú? Le pregunte, y después de oír mi pregunta abrió sus brazos y al mismo tiempo que los subía aparecían unas alas negras detrás de su espalda cuando dijo; soy un demonio que simplemente volaba lamentándome de mi destino y de repente percibí un aroma que amaba tener, el aroma de un ángel; entonces ¿tú eras un ángel? Sí pero me condenaron  a ser un demonio pero no soy malo, mi único pecado fue amar a una humana, bastó eso para que me desterraran del cielo, amar es lo más bello, pero amar al ser equivocado puede ser tan terrible.

Disculpa haberte despertado, tranquila todo estará bien, lo último que recuerdo fue que aquel hermoso joven de ojos tristes se me acerco y me beso en la frente, lo que paso después no recuerdo pero al siguiente día estaba acostaba en mi cama bien abrigada, pero todavía podía sentir aquel cálido beso en mi frente, beso de un demonio que todavía guardaba un ángel en su corazón y que lo añoraba desde lo más profundo de su ser.

kerly

Soy una chica que le gusta leer y aveces escribo mis pensamientos mas profundos, me gusta entrenar karate, soy muy amigable.

Volver arriba