Saltear al contenido principal

Una invitación a mi amada fantasía

No hace mucho que recordé lo impaciente que estaba por encontrarte de nuevo. Me encanta soñar que a tu lado camino sobre campos rosados en parajes  remotos de los jardines de mi imaginación que brotan desde lo más hondo cuando cantó, cuando tejó, cuando pinto, cuando escribo y leo con deleite o desconcierto lo que he creado. Se que existes o amada fantasía, existes en la mente de todo aquel que desea escapar de una realidad tormentosa o simplemente solo encontrarse con algo mejor de lo que puedan ver sus ojos. Se que me cobijas desde hace tiempo como cuando de niña inventaba mundos inexplorados llenos de aventuras, oscuridad, dulzor y colores brillantes entre el pasto, la lluvia o el calor de la sala. Pero también se que debo ser leal a ti para no perderte, tu le das color a mi vida,más no debo perder el suelo para analizar con cuanta intensidad me encuentro yo sumida ante tu presencia o ausencia.

He llegado a maldecirte, dentro de mis pensamientos he llorado desconsoladamente, y en ocasiones desvarió respecto a realidades crueles en donde me veo a mi tan confusa y tan aterrada que me recurre una furia insaciable por destrozarlo todo y por destrozarme a mi misma. Solo eso pienso, ni siquiera lo razono cuando llega de momento esa lágrima en la que ahogo mis horrendos impulsos contenidos en una fracción de segundo dentro de mi memoria y me siento tan mal y tan culpable. Nunca seria capaz de hacerle daño a nadie, tu no mereces mi desprecio.

Se vivir sirviendo a quien lo necesita, hasta mi misma; se que a pesar de la importancia de soñar también hay que fijar metas claras en el presente y mantenerse firme hasta cumplirlas. No siempre serán prados rosas pero hay que ser creativos para hacer de lo más ordinario algo totalmente extraordinario.

Te invito pues fantasía, amada mía, a seguir de mi mano y brindarme los más descabellados consejos que pueda usar para transformar mi presente y hacer de todo lo que amo, cosas que maravillen a otros y que los deslumbren con nuestra luz, luz de Dios, porque es gracias a él que te conservo y preservo fuertemente evitando a toda costa que de ti surjan gruesas raíces que impidan en mi jardín sembrar su palabra divina.

Atte. Marien Angel

 

Marien_Angel

Descubrí a CCS Escritores gracias a mi afán de obtener nuevos conocimientos respecto a lo que más me deleita, escribir, y mi voluntad es no parar y hacer de mis sueños una realidad plasmada para todos.

Volver arriba