Saltear al contenido principal

UNA HISTORIA DIFERENTE DE AMOR

Son las 4 de la madrugada del día 14 de febrero, el sol aun no despierta, pero los gallos ya cantan saludando al día, anunciando que pronto amanecerá. Acostada en la cama sin poder dormir con la mirada hacia el techo, a medio tapar, mi mente se pierde en lo infinito de mis pensamientos, y en ese instante sus labios entreabiertos susurran “Amor” (es la palabra mas bonita que existe en la faz de la tierra cuando me lo dice)  voltee la cabeza hacia  ella, la mire, sonreí, la contemple por un momento, ver sus hermosos ojos chinos, contar tus pestañas al verla dormir, perder la cuenta tratando de descifrar la expresión de su rostro intentando saber qué hay dentro de sus pensamientos. A donde viaja cuando duerme, ¿Pensaras en mí? o ¿en nuestra familia? me pregunto cuando sueñas. Y en ese pequeño lapso se me antoja llenarte de besos, dibujarte con mis dedos tratando de guardar en mi mente cada detalle de ti. Me distraigo jugando con tu cabello algo rizado. Como si nada en ese momento se me antojara más que estar aquí, así, contigo. Y de cómplice el tiempo que parece eterno, acerco mis labios a su frente y deposito un ligero beso, mientras le susurró al oído: “te amo y gracias por permanecer a mi lado todo este tiempo”. me alejo lo más sutil y silenciosa mientras retiro de mi cuerpo parte de su cuerpo.

Me levanto, me dirijo a la cocina me preparo un café bien cargado, enciendo la radio y coloco un CD  de Frédéric Chopin – me acerco a la ventana, miro hacia el cielo y veo la luna, se ve hermosa y  radiante que nunca, hasta parece que me mirase, y por las ranuras de la ventana entra tan ligero y caudaloso el frio, haciendo notar su presencia provoca en mi cuerpo un ligero y fugaz escalofrió, suena la primera melodía, Nocturne -una de mis favoritas- y al volver a la cama, me quedo viéndola por un momento, quizá para entender de una vez que no era un sueño, ella estaba ahí, en la misma cama conmigo, las sábanas cubrían su bella piel, mostrando parte de su espalda e inmediatamente mi mente se transporta al día que nos conocimos. Es curioso, ese día ni siquiera nos vimos (hablando lo más literal posible) ¿porque lo digo? Pues simple, ella tenía una relación con mi amiga (¡aclarando! no serruche a nadie) y yo estaba preocupada porque no llegaba mi carro. y ya eran más de las 10 de la noche. y así pasaron los días hasta que, viendo algunas publicaciones de mi amiga, la volví a ver. ella estaba sentada en alguna banca con su guitarra en mano sonriendo, me pareció curiosa, así que le envié una solicitud de amistad, (¡era la pareja de mi amiga y me parecía una buena chica así que porque no!  tenerla como amiga también) al poco tiempo aquella chica acepto mi solicitud y ese fue el inicio de una amistad por face.

Con el paso del tiempo nuestros temas de conversación fueron evolucionando, había días que hablábamos de libros, pero casi siempre de mi amiga, incluso me volví en cierta forma su consejera corazón jajaja hasta que un día me escribe diciendo que mi amiga la había terminado, a pesar de mis consejos para que luche por ella, la relación ya había llegado a su fin y al poco tiempo aquella chica desapareció.

Algunos meses después…recibo un mensaje de imbox, era un face desconocido así que entre a su perfil y pues era nada más y nada menos que ella (la chica desaparecida apareció) 

respondí a su mensaje con un saludo, hablamos un rato, y entre sus comentarios me escribió que había olvidado su contraseña y no pudo entrar por un largo tiempo. y que el facebook que tenía ahora era uno de los muchos que se había creado, pero estaba abandonado. y así retomamos nuestra platica hasta que vino la despedida (yo tenía que salir)

(nuestra historia inicia el día que te invite a salir…) al día siguiente ya era 14 de febrero, yo quería salir, así que llame a mi mejor amiga, pero ella me cancelo en un dos por tres porque ya tenía planes, recuerdo que ese día llame a casi toda la lista de contactos telefónicos que tenía guardados en el celular (excepto a mis tíos y a mis padres) pero todos ya tenían planes para este día. ya estaba resignada a no salir, me acosté en el sofá, prendí la TV, me puse a jugar con el control remoto buscando canales donde haya dibujos, buenas películas.

Hasta que te conectaste, y sin pensarlo dos veces recuerdo que te pregunté si tenías planes para hoy y tú me respondiste que no. (cuando respondiste sonreí y desde entonces no dejo de sonreír).

acordamos que nos veríamos en una hora, pero yo llegue tarde (te juro que no sabía cómo excusarme), le pedí al taxista que pasara por una tienda para comprarte algo, pero ya era demasiado tarde para que sigas esperándome así que seguimos de largo hasta AV. Jirón de la Unión y ahí estabas tú, apoyada en la pared,(te veías tan sexy) con los auriculares llamándome, preocupada por mi demora, te vi, sonreí y solo me dieron ganas de abrazarte. (tiempo después me dijiste que te había dejado sin palabras por aquel abrazo) te salude, y me preguntaste ¿y ahora a dónde vamos? y yo solo respondí mientras sonreía: a ver alguna película que este en estreno, me miraste y sonreíste. Fuimos a ver que había en cartelera y solo había DEADPOOL, dijimos que ya! pero iniciaba después de media hora, así que nos fuimos a jugar (parecíamos dos chiquillas que nunca tuvieron infancia) me pregunto si en ese lapso de tiempo surgió la chispa que nos unió, solo sé que no dejaba de verte jugar y que me quede picona porque no lograba ganarte en ningún juego y tu solo te limitabas a reírte y me consolabas diciendo: ya me ganaras pero no fue así (sabes aun espero mi revancha).

ya dentro del cine compraste canchita y nos dirigimos a nuestros asientos, inicia los primeros minutos de la película y yo ya sabía que iba a pasar después, era como si la trama de aquella película fuese la misma que cualquier película de super héroes solo que en este caso el protagonista era un antihéroe que podía romper la cuarta pared. estuve interrumpiendo la película diciéndote lo que pasaría después y tú para callarme cogiste un poco de cancha y con una voz suave casi susurrando me dijiste: cállate mientras colocabas el poco de cancha en mi boca, luego yo hice lo mismo y así terminamos de ver la película dejando toda la cancha esparcida por los asientos.(olvide mencionar que me regalaste una rosa y yo toda sorprendida te pregunte donde la tenías, porque te había estado observando y no la logre notar y tu solo sonreíste)

Caminando por las calles desoladas de aquel aun 14 de febrero, (me preguntaba ¿dónde? rayos están todos, pero yo aún seguía sorprendida y algo picona porque no tenía nada para darte), y mientras seguíamos caminando, me dijiste vamos a tomar algo y a bailar, yo te dije no tomo, ni bailo; tu sonreíste y me dijiste que no me preocupara, en ese instante un señor paso con muchos globos, yo me aleje y le dije: señor ¿cuánto por sus globos? los quiero todos y regrese a ti, tú me miraste, sonreíste y me dijiste es enserio, estas loca, no era necesario que hagas eso-no cabe duda que eres muy picona – yo con la mano en la cabeza, sonriendo dije: se nota jajaja.

Pasamos por un  hueco, entramos a aquel lugar, la música estaba alta y tu pediste algo para beber (no recuerdo que bebida fue).mientras venían con nuestras bebidas, al local entro un vendedor con rosas y yo compre una para estar a la par con ella y se lo regale; minutos más tardes el mozo se acerca con las bebidas, yo tome la mía y de un solo la bebí, hablamos un rato y sonó una música (que para mí era más ruido que todo) te levantaste y empezaste a bailar (sabes aun imagino tus movimientos cada vez que cierro los ojos), habían dos chicas al lado mio y yo nose porque razón les dije: ven a esa chica se mueve super bien y en cuestiones de segundos tú, te me acercaste para sacarme a bailar y yo con la cabeza decía que no! y empezaste a bailarme (te confieso que me encanto que hagas eso) terminando el mix, te sentaste, tomaste un sorbo de tu trago y me preguntaste si conocía a esas chicas y de que hablaba con ellas y yo respondí: no las conozco, pero hablamos de ti y tu solo sonreíste. y así fuimos matando el tiempo, hasta que me preguntaste ¿cuál de mi sentido los tengo más desarrollados? quien hace esa clase de pregunta a mitad una conversación, solo ella (lo que pasara a continuación, en mi defensa yo ya estaba ebria jajaja) casi por impulso me acerco a ella y la beso, pero en ese mismo instante me alejo, bajo la mirada (recobre la cordura, en ese momento me dije ¡joder! Melissa ¿qué has hecho?), ella me observa, me agarra del mentón, me levanta el rostro y me devuelve el beso, en ese momento perdí… (y desde ahí estoy totalmente perdida por ella, aunque a veces peque por callarlo)

Volví a mi tiempo, la mire, deje mi taza de café a medio terminar y lentamente fui hasta donde estaba ella y sigilosamente me coloque sobre ella, bese su espalda suavemente, aun así, ella despertó, giró y nos pusimos cara a cara, luego de una sonrisa suya me beso apasionadamente, si, cómo no negarme a un beso de tal calibre, eran de esos besos que encienden y te enloquecen. Seguí besándola, mientras mis manos recorrían su cuerpo, metiéndome entre sus piernas y sujetando sus muñecas la bese apasionadamente llegando primero hasta sus senos, lentamente la dejé desnuda una vez más, sus gemidos eran suaves, yo besaba su vientre mientras me dirigía hasta sus piernas, podía sentir como estremecía su cuerpo, luego la bese los labios una vez más, moviéndome suavemente me coloqué dentro de ella, me movía lento, volviéndose cada vez más intenso, ella se sujetaba de mi cuerpo a medida que iba más rápido, mi respiración agitada, mientras que sus gemidos endulzan mi oído, ella me enloquecía, nunca podía controlarme cuando nos entregábamos al deseo. Llegamos al clímax, su cuerpo se estremeció junto con el mío, los espasmos se sentían en nuestros cuerpos, bese su frente, ella me regaló una risa pícara, me miro y volvió a besarme, Siempre sabes cómo despertarme. Dijo ella de manera graciosa. Reímos un momento como dos niñas traviesas y luego volví a besarla, nos abrazamos, jamás podré resistir a su cuerpo, siempre será mi debilidad, ella es mi locura, mi delirio y esta mañana no es distinto, el día ya empieza y no había mejor forma que con el placer de sus caricias y sus besos, sus sonidos de placer y el perfume de su cuerpo, mirándola una vez más pensé, que no existe mejor amanecer que los que tengo cuando me pierdo en su piel y que definitivamente no hay otro lugar en el mundo en el que quisiera estar…”

(ya llevamos juntas 2 años pese a las cosas que pasamos día a día, la distancia y sus conflictos, fuiste mi primera cita y espero seas mi primer y único amor.)

Hoy tengo planeado darle una sorpresa como aniversario, lo he venido planeando desde hace ya meses atrás pero aún no me decido en qué lugar dárselo. Quiero pedirle que se case conmigo y el dilema está si pedírselo en el lugar que fue nuestra primera cita en AV. Jirón de la Unión, es un lugar público y a ella le gustan esas cosas, la citare para vernos en ese lugar, inventare alguna excusa, una vez ahí, me alejare de ella y me acercare a algún artista ambulante y le pediré de por favor me preste su micro, cantare una canción, la que eh venido practicando desde siempre “te escribiría mil canciones” de Daniela Calvario y después le pediré que se case conmigo.

O la segunda opción es hacer una boda simbólica en la discoteca el Vale, bueno la verdad no frecuento mucho ese sitio, pero pediré ayuda a mi grupo de amigas y no creo que se nieguen, Keysi será la líder, pensaba pedírselo a Sharuun pero ella está en España. Volviendo a la sorpresa a mi novia le parecerá extraño que la invite a bailar ya no suelo hacerlo, bueno no me quedará otra que decirle una verdad a media, solo espero que funcione… ¡suerte Melissa, la necesitaras! Eso no dejo de repetírmelo ya que las sorpresas no son mi talento.

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún
Volver arriba