UNA CLASE DIVERTIDA

Querido hijo, hace días que te he visto protestar por las tareas que te envían del colegio. Tal vez no te culpo, la vida estudiantil es un poco tediosa, pero también tiene momentos amenos y divertidos.

Cuando cursaba el bachillerato, tenía un profesor de Ciencias Naturales maravilloso, era un personaje muy pintoresco. Sus clases representaban momentos agradables.

Por otra parte, mi salón estaba ubicado en el segundo piso del edificio, casi al finalizar el pasillo.

Un día nuestro docente Rolando, que así se llamaba, ingresó muy puntual a su hora de clase, su aspecto delgado, su bigote, solo verlo nos alegraba el día. Desde que saludaba hasta que se despedía, nos parecía verdaderamente una fiesta.

Yo estaba muy atento a la clase que ya había comenzado, desde la tercera fila, veía y escuchaba perfectamente lo que mi docente decía.

Empezó escribiendo el tema en la pizarra, ese día aprenderíamos el Sistema Digestivo.

Luego de escribir el tema, inició la explicación del mismo. Nos enunciaba las partes del Sistema, utilizando su cuerpo como ejemplo para ir señalándolas una a una. Recuerdo que vestía una camisa blanca. Por la emoción de dar a entender la temática que tratábamos, no se había dado cuenta que tenía un marcador en sus manos. Tomó el marcador y empezó apuntando la boca, continuó por la faringe, siguió por el esófago, tomando su cuerpo como ejemplo, como ya dije,  marcando así  en su impecable camisa blanca una línea vertical sin percibirlo. De repente un compañero soltó una carcajada, nuestro maestro lo reprendió, diciéndole. ¿Por qué se ríe joven? por favor preste atención. Mi compañero hizo silencio y la clase continuó, esta vez decía, señalando el abdomen, a esta altura se encuentra internamente el estómago, de repente una nueva marca a manera de circulo apareció en su camisa. No pude contener la risa, al igual que otros compañeros. Otra vez nos llamó la atención, ¿Qué les pasa jóvenes? ¿De qué se ríen? ¿Acaso tengo payasos en la cara? Casi todos nos conteníamos la risa, evitando mirarnos para no caer en la tentación de reír, era divertido ver, como mi profesor se manchaba la camisa sin tan siquiera notarlo.

Al volver la calma al salón, siguió explicando. Otra parte del Sistema Digestivo es el intestino grueso, que mas o menos esta ubicado a esta altura, volvió hacer una línea curva en su ropa ¡parecía un mapa de color azul!

Todos soltamos una enorme carcajada, de repente se escuchó en tono fuerte, pero ¿Qué sucede? ¿Por qué se ríen? que alguien me cuente el chiste por favor.

Un compañero se levantó valientemente y le dijo, licenciado, acaso no ve lo que le esta haciendo a su impecable camisa. ¿Qué?  preguntó el profesor mientras se miraba a si mismo, todos volvimos a soltar la risa. Nuestro profesor pidió disculpas y salió apresurado del salón a cambiarse la vestimenta. Nos levantamos de los pupitres para reírnos a todo pulmón hasta el inicio se la siguiente materia. No te miento cuando te digo querido hijo, que esta fue una de las clases más divertidas que puedo recordar. Te pido que no te desanimes, todavía te falta vivir muchos momentos especiales en la escuela.

AUTOR: José Tillaguango

josetjimenez27
Author: josetjimenez27

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Es algo confuso como se manchaba la camisa, pues dices que no tenía tapa el marcador que usaba para escribir. Y es lógico que no la tenga para poder escribir. ¿Será que lo usaba al revés para señalar?

Deja una respuesta

dos × cinco =