Saltear al contenido principal

Un recuerdo doloroso

Era domingo por la mañana  el sol ya había salido por completo y entraba por la ventana, los pájaros cantaban, en eso su teléfono sonó, era el en un rato llego dijo, dejo caer el teléfono en la cama, después de varias semanas puedo imaginar que sintió  ganas de llorar pues verlo no era muy común, tardo rato para reaccionar, camino tomo una ducha y se vistió, cuando se dio cuenta él ya estaba en la sala sentado,

lista dijo,  evito contestar simplemente sonrío, tomo su bolsa, y camino a la camioneta.

Al arrancar la, ella pregunto ¿traes música en tu celular?

checa si quieres respondió

NO le conteste subí los pies al asiento y recargue mi  cabeza, mientras observaba por la ventana tal vez era un error estar ahí.

Vas muy callada tú no eres así me dijo,

no tengo nada que contarte,respondio

OK dijo por sus gestos parecía que se había molestado y en todo el camino no dirigimos palabra alguna tal vez así era mejor.

Al llegar al cine no espere a que el me abriera la puerta yo misma lo hice, baje y enseguida el, caminamos hacia la entrada, vimos la cartelera y caminamos a comprar los boletos, estando en la fila me dijo mira esos chavos son compañeros de ahí de donde estoy

¿enserio? Le pregunto mientras lo abrazaba  pero al no ver respuesta enseguida lo solto.

Entonces veremos la película que tanto querías ver me dijo.

Aja le respondió, estaba muy molesta de que él no le correspondiera.

Ahorita iremos al cajero a sacar dinero ¿para comprar palomitas o que quieres? Me pregunto

¡No quiero nada! le respondí.

No empieces. ¿Te enojaste? Me pregunto.

Tu qué crees le respondí algo molesta y alzando la voz.

Si vas a estar así vámonos me dijo mientras me jalaba.

Ok dije mientras me salía con las lágrimas escurriendo por mis mejillas. Enseguida el salió.

¡Siempre eres así!, ¿porque no podemos estar un día bien? ¡Te comportas como una niña! Me gritaba, mientas avanzaba.

Pero ya no lo soy le dije.

Pues compórtate como tal, me grito.

Mis lágrimas empezaron a caer, en cierta tenía razón ya no era una niña para hacer mis caprichos, TU nunca me entiendes, solo críticas y juzgas.

Pues explícate me dijo,

Llorando le conté el problema que me atormentaba, el pareció entender, pero quién diría que este era solo el principio de el gran dolor que sentiría…

alondra

NO se sufre de AMOR, se sufre por AMAR a la persona INCORRECTA

Volver arriba