Saltear al contenido principal

Un gorro para Navidad

Los mejores momentos que recuerdo sin duda son pequeños instantes donde todo transcurre “normal’’, pero cualquier ocurrencia mejora el momento. Con mi familia materna siempre sucede, me encanta su buen humor, su ayuda y fraternidad a pesar de las diferencias entre los 13 hermanos. Esta vez hací ocurrió todo con un simple gorro para Navidad.
Lo recuerdo muy bien estábamos en la hacienda, rodeados por los truenos y pinos altos que perfectamente podía distinguir de aquella fría noche, nos encontrábamos rodeando la fogata. Mi tía Leonila recién había llegado, todos los primos pequeños jugaban con José: pues llevaban toda la tarde esperándolo, yo también salí a recibirlo. Me que afuera un instante admire la belleza que me rodeaba, mi papa se metió a la camioneta a dormir pues alegaba que había mucho ruido. Me encontraba terriblemente aburrida, planeaba acompañar a mi papa si no había una mejor cosa que hacer; cuando volví a la fogata mi tía Rita hablo fuerte y claro:
–A ver… vamos a empezar ya con el intercambio
–Que empiece mamá
Todos mis tíos estuvieron de acuerdo. En un veloz movimiento mi abuelita saco una bolsa de regalo azul con verde de su bolso de mano
–A mí me toco darle a Rigo– le dio la bolsa de regalo, mi tío lo abrió: saco un gorro liso gris con un par de guantes como de trabajo, dejo su bebida en la mesa fue con su esposa mi tía Toña que le dio una bolsa de plástico negra pequeña. Con la bolsa en la mano fue hacia mi mama:
–Yo le voy a dar a Rosa–Le extendió la bolsa, dándole un abraso muy corto y volvió a tomar su bebida de la mesa. Mi mama abrió su bolsa, ella saco un gorro negro de orejas y cordones a los lados, como aquellos que vendían en la desviación. Me gire para buscar con la mirada a mi tío Rodrigo y observe que el gorro era casi idéntico al que traía mi primo Nemorio. Mi tío Carlos soltó una ruidosa carcajada, mi tío Ángel dijo:
– ¿Y ahora? ¿Por qué le quitas el gorro al Nemo y se lo das a la Rosa?
– ¿Y la bolsa de regalo? – Pronuncio extrañada mi tía Ximena. Mi tío Rodrigo se acomodó el sombrero y dijo como en tono de burla:
–Pus que… Ustedes dijeron GORRO, mas no GORRO EN BOLSA DE REGALO– tía Rita se mataba de la risa, yo también estaba riendo; mi mama también reía negando con la cabeza, tenía el gorro en las manos. Se lo puso pero el gorro seguía teniendo ese aspecto infantil, continuaba siendo motivo de risa. Yo no me di cuenta cuando mi tia Rita levanto la bolsa del suelo:
–Toma tu fabulosa y moderna bolsa de regalo
Todos seguíamos con nuestra risa. Sin duda este instante ocasiono que yo me fuera a dormir contenta y no aburrida como otras veces. Cada vez que el estado del tiempo es frio mi madre utiliza ese gorro, hoy vi ese gorro recordé como fue que ese simple gorro convirtió aquella navidad común en una navidad inolvidable; sin duda mi mejor navidad.

Alondra_RH5

Si pudiera elegir una forma de felicidad sin duda escogería la lectura, es mi forma de existir

Volver arriba