Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Hola amor:

No sé exactamente lo que te diré en esta carta, simplemente escribiré.

Nadie sabe mis sentimientos, nadie entiende lo que yo siento. Porque lo ven desde afuera, porque NO son ellos los que lo están viviendo. Ellos no saben que te pienso cada vez que miro al Cielo, al Sol, a la Luna o a las Estrellas. Ellos no comprenden mi sentir al recordarte.

Y aunque al mundo entero les parezca extraño, no lo comprendan o simplemente no les parezca… ¡así es! y nada ni nadie lo podrá cambiar, evitar o modificar.

¡TE AMO! y punto.

Ellos no comprenden que esto que siento es un sentimiento en extremo MARAVILLOSO, porque gracias a este sentir puedo hablar con la Luna y las Estrellas. Y sé que ellas están orgullosas de mí, porque en su brillo alcanzo a ver una sonrisa que se asoma cada vez que les pido que te hablen de mí.

Y si quieren, que me tachen de loca, tonta, retrasada, infantil, ilusa o inmadura; de lo que más se les antoje, no me importará. Sé que lo hacen porque no creen que esto sea real y no quieren verme sufrir. Sinceramente les agradezco que se preocupen tanto por mí, pero vine al mundo a disfrutar del amor. Y si del amor he de sufrir, pues lo disfrutaré también, porque estoy VIVA. 

Este amor me ha hecho sentir así…

Gracias a ti ahora aprecio la belleza y lo increíble de la naturaleza, el sabor de una lagrima… Por ti he logrado sentir que mi corazón ¡PALPITA! Por ti he recordado que ¡SIGO VIVA!, algo que muchos han dejado en el olvido.

TE AMO, TE AMO DE VERDAD. 

Porque cuando pienso en ti, me olvido de tu rostro y solo recuerdo tu alma. Sé que eres BELLO por fuera, pero también sé que eres realmente HERMOSO y PERFECTO por dentro. 

Últimamente he estado pensando mucho en lo nuestro, en cómo será mi futuro a tu lado, en si algún día estaré físicamente junto a ti y por cuánto tiempo será así. Le doy vueltas y vueltas al asunto, y mis ojos se llenan de lágrimas al verme extrañándote y queriendo abrazarte, haciéndome sentir impotente. Que solo puedo escribirte cartas sin saber si las leerás. 

Me preocupo demasiado, porque me doy cuenta de cuánto te deseo y me cuesta aceptar que tengo algo de miedo. Miedo de que esto termine sin haber comenzado realmente; miedo porque sé que estoy muy ilusionada contigo, porque sería capaz de muchas cosas solo por tu amor. Miedo a que esta ilusión se quede ahí por mucho tiempo y al final me encuentre sola con un sufrimiento muy grande. Me da miedo a que la gente tenga razón, y que esto que vivo se quede en un sueño.

Y es que es imposible saber si es o no real lo que me está pasando. Sé que tal vez sí sientes algo fuerte por mí y que también me estés esperando… pero en realidad no me conoces, no sabes quién soy. ¿Y si conoces a alguien más? ¿Y si al final me quedo sola, sin ti? 

¿Por qué razón estoy dispuesta a entregarte mi vida entera?, ¿por qué? si no tengo ni idea de quién eres en realidad. No te conozco, sólo tengo una imagen que yo misma cree. 

Pero bien dice el Señor, que el amor echa fuera el temor. Por ello te seguiré esperando… Aunque no sepa a ciencia cierta si algún día llegarás, seguiré luchando por lo nuestro, seguiré creciendo y aprendiendo. Seguiré preparándome para ser la mujer de tus sueños, y que cuando por fin estemos frente a frente, sepamos sin dudar que ambos somos a quien tanto hemos esperado. 

Todo aquello que busqué en un niño sé que lo tendrás tú. Todos aquellos sueños que soñé algún día, sé que en ti se cumplirán. Aunque sea casi imposible que te encuentre y que tu sientas algo por mí, seguiré esperando por amor a ti. 

Sé que será extraño… Pero yo creo en los milagros.

Yo creo y tengo fe en el poder de Dios. 

 

Atte: Tu futura esposa. 💕

P. D.: Ya no tardes tanto amor. 

¿Te gustó?

Puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 43

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

Karina Lizbeth Bonilla Reyes
Author: Karina Lizbeth Bonilla Reyes

@BesitaBonilla

Deja una respuesta

19 − seis =