Saltear al contenido principal

Te quiero

No me voy a andar con rodeos, amor. Te amo muchísimo; y quiero que tú me ames igual. Quiero que todos los días nos amemos como si fuese el último día; que cada día nos amemos más; que nos olvidemos de todo y de todos sin que nada más nos importe. Eso quiero.

Quiero que me ames con esa misma locura y desenfreno con que yo te amo; que te entregues a mí en cuerpo y alma, igual que yo me entrego a ti. Quiero que me des tu corazón, porque yo ya no tengo uno, pues el que yo tenía, hace tiempo se lo entregué a la única persona que quería que lo tuviera: tú.

Voy a decirte qué es lo que en realidad quiero:

Quiero que seas mía.

¿Te pido demasiado? Sin duda. Pero debes saber que no quiero que te entregues a mí sólo así. Yo jamás podría pedirte eso; mucho menos aceptar que lo hicieras. No, amor. Yo voy a trabajar muy duro para conseguirlo. Me esforzaré por todas y cada una de las cosas que te he pedido. Porque nada deseo más que conquistar tu corazón y ser parte de tu vida.

Quiero enamorarte a diario; venerarte por tu increíble belleza; recordarte todos los días lo importante que eres, no sólo para mí, sino para este inmenso universo que no significaría nada sin ti. Quiero poder provocar en ti todo lo que tú produces en mí: que llores por mi ausencia, que suspires con mi recuerdo, ¡que pierdas la cabeza por mí!

Quiero ser tu todo.

Quiero hacerte tan feliz como tú me haces a mí; devolverte con creces todo lo que me has dado, porque gracias a ti, mi amor, me he vuelto a enamorar del mundo.

Así que no tiene caso seguírtelo ocultando. Voy a revelarte qué es lo que más quiero:

Una vida junto a ti.

Acerca del autor: Michel Millán
Volver arriba