Saltear al contenido principal

Te extraño

Hace mucho frío, en un rincón de la habitación se escucha el sonido de las manecillas del reloj y, es cuando te extraño más. Sé que estás vedado por la distancia, pero eso no me limita llegar a tus ojos. No puedo más con este recuerdo, por ende, me veo obligado a escribir.

La luna era mi cómplice para contemplarte todas las noches. Sentado al lado de un Capulí, acompañado de un viento sutil que enfriaba cuerpos más no las almas. Son instantes eternos que me recuerdan a ti. Como no olvidar aquella tarde de febrero donde la lluvia nos obligó a tomarnos de la mano y cobijarnos uno al otro. Cada vez que salíamos a caminar, en el horizonte azulino, la nube formaba siluetas de corazones cual era tu regalo favorito por la naturaleza. Tus cabellos largos jugueteaban al son del viento, tu sonrisa me tenía rendido y sin dilucidar dirimías mis diferencias.

Hoy eres vedado a mis intenciones del pasado, pero no a mis ansias de verte en el futuro. Traté de amarte amándote, te tuve, pero ausente. Fuiste mi inspiración, pero te olvidaste de quedarte en mi mundo.

Alfred

Me encanta el amor a la Antigua.

Volver arriba