Saltear al contenido principal

CUATRO Y DOS SON SEIS

LO MEJOR DE MI SEMANA.

1era. Persona

(Narrador Testigo)

 

Hoy fui a la tienda de Manuel. Había una fila de clientes esperando su turno para pagar. Me formé; y mientras esperaba, noté cierta alegría en su rostro aunado a la melodiosa canción de la Sonora Dinamita, Mil horas, que se escuchaba en el sonido ambiental. Llegó mi turno. Saludé y pagué mi cuenta. Le pregunté a qué se debía el motivo de su alegría y, en tono de confidencia, me empezó a contar.

Resulta que ayer recibió la visita de tres amigos: Guille, Pilar y Javier. Guille era la más bajita, de tez morena y ojos rasgados; cabello negro a media espalda, voz pausada. La más tranquila de sus amigos. Pilar era la mayor de todos, centrada y sin medias tintas para decir las cosas; de cara ovalada, cabello negro y ojos cafés. Regañona. Fumadora compulsiva. Por su parte, Javier era el más alto de todos con 1.90 metros de altura.  Usaba anteojos, barba y cabello castaño. El más bromista de los cuatro fantásticos. Ellos formaron parte del equipo de trabajo en su anterior empleo y lograron formar una bonita amistad. Tenía tiempo de no verlos, por eso cuando ellos llegaron Manuel se sorprendió y alegró al mismo tiempo. Se abrazaron efusivamente. Platicaron de todos los detalles que habían sido de sus vidas en todo el tiempo en que se habían dejado de ver. Todo fue bromas y risas.  Pidieron algo de comida (carnitas asadas) al negocio más cercano y, como hace mucho tiempo, volvieron a compartir una comida juntos. Así transcurrió la tarde de su día de descanso. En compañía de sus amigos.

Por eso hoy amaneció más alegre que nunca.

Después de una breve charla, me despedí de él.

Él, agitando un brazo, me dijo: “Hasta luego Doña Lulú, vuelva pronto”.

 

 

LO PEOR DE MI SEMANA

3ra. Persona.

(Narrador focal).

 

Es sábado. Alkysirez respira agitadamente. Toma su celular y marca un número. Nadie contesta. Azota el teléfono. Da vueltas en círculo mientras piensa qué hacer para arreglar el problema. Sabe que no puede quedarse sin producto ese fin de semana. Le afectaría en la venta. Está molesto consigo mismo por haber llegado tarde a la cita con su proveedor de refrescos. Recarga su antebrazo en el mostrador y se pierde en sus recuerdos. Se recrimina por lo sucedido la noche anterior…

 

Es viernes por la noche. Alkysirez, sabiendo de su compromiso de trabajo al día siguiente, y ante la presión de su amiga, decide acompañarla al antro. Él es un abstemio exagerado, pero le gusta la música; sobre todo la electrónica. Así que esa noche se relaja y disfruta con Elizabeth el ambiente. No se da cuenta que las horas transcurren.

Cuando deciden retirarse del lugar ya son las cuatro de la madrugada. Va a dejar a su amiga a su casa y él va a la suya. Al llegar, pone su alarma y se queda dormido.

Se despierta a las diez a la mañana. Una hora después de la cita con su proveedor. ¡Nooooooo! Grita. Se mete a la regadera rápidamente. Se baña. Después, se viste y sale de su casa muy a prisa rumbo al trabajo. En el trayecto llama por teléfono a su proveedor sin éxito.

Llega al trabajo respirando agitadamente. Sigue tratando de localizar a su proveedor por medio de su celular. Pedirle, al menos, disculpa. Está molesto consigo mismo por haber quedado mal en una cita tan importante.

Todo por desvelarse.

 

 

LO QUE ESPERO DE LA SIGUIENTE SEMANA.

2da. Persona

(Narrador Remitente)

 

En medio de un día ocupado pensé en ti y antes de retirarme a casa, decidí escribirte esta pequeña nota. A mi lado derecho hay una foto tuya de hace un año cuando estuviste en las pirámides de Cholula. Te veías genial.

¿Sabes? Me gustaría verte la próxima semana para festejar tu cumpleaños.

¿Qué? ¿Pensaste que no lo tendría presente? Pues ya ves que sí. Podemos ir al cine a ver la película que tanto quieres: Rostros de una mujer. O tal vez ir a La Cafeta, tu sitio favorito, y tomar un café. O simplemente comprar un pastel y quedarnos en casa a festejar ese día tan especial. La cuestión es que disfrutemos ese día que tanto esperas con ansias. Lo mereces porque vales la pena.

Así que ya sabes, Manuel, te espero la próxima semana para festejar tu cumpleaños.

Prepárate.

Alkysirez92

El día que llegue a tirar la toalla, será porque ya me he secado la frente y me falta pelear un round más...

Volver arriba