Reto Tres – Pau Treviño – Carta de amor

Querido mío ;

 

El amor es una repentina imprudencia, y una imprevista valentía. 

 

El amor intimida, porque antepone en todo momento el corazón del otro, temiendo causarle algún daño. Lo entiendo porque me ha costado acercarme lo suficiente, me ha costado ser honesta conmigo misma, otorgándome permiso de quererte. Me he convertido en un auténtico lío, gratamente incomprensible. 

 

Me descubro pensando posibles futuros, en los que me atrevo a tomar tu mano cuando caminamos juntos, en los que encuentro el pretexto ideal para abrazarte prolongadamente… me siento pequeña e ingenua. Al enamoramiento no le sirven la teoría ni las probabilidades, pues termina alimentándose de insignificancias, nerviosismos y anhelos.

 

El amor es entereza, es perderle el miedo a la prueba y el error. Es exponer el desorden que llevamos dentro, las ambiciones e ideas que nos sostienen. Es una decisión que debe meditarse con prudencia, de manera auténtica, prestando atención a los detalles que a lo largo de una vida marcarían la diferencia.

 

Aún no te has dado permiso de quererme. Sin embargo conoces mis convicciones, percibes mi devoción a las letras, te inquieta el futuro que visualizo, la realidad que estoy dispuesta a construir; el dilema que enfrentas es el de atreverte a encontrar tus propios sueños, decidirte a edificar una realidad que dignifique la vida que recorreríamos juntos…

 

Te quiero aunque seas un despistado, ya que eres un despistado sincero.

 

Eres la clase de persona que cumple sus promesas, que se toma en serio lo que dice, que antepone las necesidades de otros a las propias. Sabes escuchar. No te cuesta reconocer cuando has cometido algún error. Me encanta la manera en que aprendes, el entusiasmo que destilas cuando llegas a nuevas conclusiones, tu disposición a discernir, a comprender.

 

Me descubro pensando en la seguridad que me inspiras, en lo bonito que sería escuchar tu voz recitando poesía, en lo mucho que deseo que cantemos la melodía de Tracy Chapman que no me he atrevido a dedicarte… eres la persona por la cual deseo ser correspondida. 

 

No hace falta que respondas de inmediato. De hecho, será prudente que no apresures tus labios, porque el amor es paciente y se deleita en la verdad.

 

Atte, Pau. 

1

Esta entrada tiene 11 comentarios

  1. carlozmoran

    Tolkien:

    ¡ME ENCANTÓ! No manches, está genial, Es súper sincero, muy honesto, aunque no es vulnerable, pero pude encontrarte en el texto y tiene un aire de misterio muy particular, me gustó. Sin embargo, me cuesta encontrar la propuesta implícita a hacer realidad, de hecho haces casi lo opuesto, pero en el contexto de la carta es atendible por la situación que describes. Está genial.

    1. Lewis,
      Me alegra que te gustara la carta (๑>◡<๑)…
      "Haces casi lo opuesto", he reído mucho con eso; creo que no he podido evitar plantear las cosas de una manera tan real. Para el reto podría haber jugado un poco, realizando alguna propuesta ಠ_ಠ.
      Un poco distraída,
      Tolkien.

  2. romina

    mmm Siento que es una declaración de amor, muy buena, pero no presentas tú sueño de amor que era el objetivo.

  3. alkysirez

    ¡Que líneas tan bellas, mi querida Pau!.

    Por eso y más, no tengo la menor duda de que la persona que se robe tu corazón se habrá sacado la lotería.

    Te mando un gran abrazo.

    1. ¡Querido Alkysirez!, Gracias por tan bellas palabras ❤
      También te mando un abrazo fuerte desde mi bonito Durango.

  4. alkysirez

    (Hey, amigo a quien va dirigido esas líneas, ¿qué estás esperando? ¡Atrévete!)

    🙂

  5. kayuri.books

    Es una hermosa declaración de amor Pau, tienes que contarme si se la mandas al afortunado. 🌸

    1. Querida Karen ❤, gracias por pasar a leer mi carta 🙂
      En cuanto al destinatario… Tal vez más adelante tenga la valentía de mostrársela jejeje
      Te mando un abrazo fuerte desde casa.

Deja una respuesta

quince + diez =