Reto Siete – Pau Treviño – El Primer Cambio

El primer cambio

 

Había decidido que aquél sería un año de cambios. Un año en el que me atrevería a ser valiente, ¡¡Testarudamente valiente!!, y lo mejor en que pude pensar, para dar inicio a semejante episodio de mi vida, fue en un corte de cabello. 

 

Pensarás que se trata de una insignificancia, pero no. En mi contexto familiar, al parecer, el cabello corto es propio de las chicas rebeldes. Mi pretensión de visitar la estética fue representada como una especie de amotinado, ¡¡como una agresión directa a mi Padre!!

 

Bastante mal lo pasó cuando descubrió el tablero de Pinterest en el que tenía guardadas fotos de los cortes de Isabelle Méliès, Mathilda (Interpretada por Natalie Portman) y Queenie Goldstein, entre otros personajes ficticios. 

 

Tanto fue el dilema, que Padre apostó a que no llamaría a la estética en ese preciso momento, anunciando que pagaría el corte si marcaba delante de él durante el desayuno. Entonces cogí el teléfono para agendar. Cuando terminé la llamada, me miró conflictuado. Había prometido acompañarme, así que no le quedó de otra. 

 

Sentí una extraña mezcla de culpa y satisfacción. Me cuestioné si estaría bien tomar aquella decisión tan simple, que le provocaba un disgusto tan grande. Incluso noté que le habían entrado ganas de llorar, cuando trenzaron mi cabello para cortar cuarenta centímetros de trenza. 

 

Está bien, pensé, Puedo decidir algo así por mi cuenta, está bien ser un poco testaruda, porque no podré dar gusto a todos todo el tiempo. Necesito un primer cambio, y éste primer cambio me viene de maravilla. 

 

Escuché la tijera, y me pareció también percibir el eco de Coco Chanel: 

 

Una mujer que se corta el cabello, está a punto de cambiar su vida.

 

 

 

0

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

4 × tres =