RETO No. 8

Siempre pensé que nuestra relación era más sincera y estrecha. Por muchos años fue así y créeme que es algo que no cambiaría por nada. Encontré en ti tantas virtudes y te vi como un hermano protector en la ausencia mi hermano mayor. No olvido las palabras que me has dicho varias ocasiones: Siempre voy a estar para ti, mi niña de cristal.

Convivir y compartir tiempos en familia realmente es algo único y hermoso y lo disfruté mucho. Ahora estoy frente a ti, por medio de esta carta con el corazón desconcertado. Pasé muchas noches en vela preguntándome ¿porque habías dejado de hablarme? ¿Porque tu familia ya no podía platicar conmigo?, no hice más que respetar esa distancia que mantenían y saludarnos superficialmente en las reuniones familiares. Te confieso que eso fue algo que me dolió demasiado, me dolía tener esa barrera invisible e inútil. Definitivamente la vida nos cambió y  la amistad con mi gran amiga desde la infancia (tu esposa o debo decir ex esposa y a quien conocí gracias a ti) se vio pausada por algunos años y también gracias a ti y a los chismes que creíste. Tal vez hoy te hayas dado cuenta que todo fue mentira.

Me sorprendió escuchar un día a mi papá cuestionarme para saber si eran verdad esos chismes baratos que le contaste. Sí. Baratos. No tenías algo tangible para dudar de mí y tampoco de tu esposa.  Supe entonces que esas dudas fueron el motivo de tu lejanía y de tu familia. Ese día sonreí con incredulidad y  tristeza. Respondí sin dudar que era mentira y cerré la conversación diciéndole a mi padre que si tenías dudas me buscaras, porque fuiste tú quien dudó. Yo no tenía nada pendiente que aclarar, pero tú sí. Nunca sucedió y cuando mi papá te comentó que era mentira y yo estaba dispuesta a aclararlo con quien fuera,  te cambiaron el chisme culpando a otra persona que se llama igual que yo. Vaya mentiras. Se rompió la confianza porque así lo decidiste. Yo me mantengo al margen, pero hace relativamente poco te hice saber que siempre contarás conmigo y que nunca olvidaré que les debo la vida y siempre agradeceré lo que han hecho por mí, juntos o separado de tu familia, siempre se los agradeceré.

Me hubiera encantado que me dijeras todo eso que te hizo dudar, todas las mentiras y yo poderlo aclarar con todas las pruebas en la mano y en el corazón, porque sin duda sabes que las tengo.

Encontré en ti tantas cosas que se acomodaban perfectamente a mi alma y a mi vida. Agradecí y aún agradezco todo lo que vivimos. Ojalá pensaras un poquito en todo lo que ha cambiado tu vida, ahora solo, con problemas y un divorcio.  Me gustaría que pudiéramos borrar la distancia entre tú y yo y recuperar tiempo perdido y darte un fuerte abrazo.

 

Alma

peiri.22
Author: peiri.22

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Tienes la idea, ahora organiza las ideas. Que se sienta el antagonismo.

Deja una respuesta

cuatro × dos =