Reto No. 8 Regreso de papá

Caminaba por el parque, observando como los niños subían y bajaban de las resbaladeras, como les gritaban los padres para que no se vayan a golpear, gente comiendo helado, vendedores ambulantes anunciando sus productos, un día desolado para mí… De repente, vi que a la salida del parque estaba mi padre sentado con un periódico en las manos… volví a mirar, dudando que fuera él,  que hacía ahí me pregunté. Caminé lentamente mientras pensaba si estaría esperando a alguien, que le pasó, tenía su ropa sudada, algo sucio…  -̶̶  Hola papá, ¿qué haces aquí? -̶̶   alzó la mirada asombrado al escuchar mi voz.  -̶̶  ¿Cómo estás hija?, he querido llamarte, pero no me he animado -̶̶   creo que fue lo primero que se le vino a la mente, porque aún tenía esos ojos rojos algo tristes y apagados.  -̶̶  Sabes que nos dejaste muy preocupados al irte de casa -̶̶   le reclamé sin responder a su pregunta-̶̶   No sabíamos nada de ti, ¿dónde has estado?  -̶̶  No creo sea el lugar indicado para reclamos, hija-̶̶   en un intento de evadir la conversación.  -̶̶  Cómo no va a ser el momento, mi mamá no deja de llorar creyendo que te ha pasado algo y tú estás aquí bien tranquilo -̶̶   Las personas a nuestro alrededor nos miraba-̶̶   como pudiste aléjate así… -̶̶   el bajo la cabeza en señal de estar cansado y rendirse ante mis palabras.  -̶̶  No me fui, yo no quería alejarme… pero era necesario, creía que les estaba haciendo daño con mi presencia. Estoy enfermo  y no quería ser una carga para ustedes.  -̶̶  Pero papá, no te imaginas cuanto hemos sufrido por no saber de ti.  -̶̶  Lo se hija, pero creía que era lo mejor.  -̶̶  Donde te estas quedando, a donde has ido, ¿puedes decirme?  -̶̶   Solo tomé un carro en el terminal y me fui sin rumbo, cuando me di cuenta estaba en el norte cerca de Esmeralda fui a un hotel, estuve ahí estos dos día… pensando mucho sobre ustedes la situación en casa y me di cuenta que las extraño mucho -̶̶   mientras hablaba intentaba secarse las lágrimas.     -̶̶  ¿Y por eso estas acá? ¿Por qué no llamaste? ¿Por qué no avisaste que estabas bien? -̶̶   Se sentía un ambiente tenso, las personas alrededor miraban, contemplaban la situación, yo aún estaba de pie y el sentado en la banca del parque.  -̶̶ Las quiero hija, mi mejor hogar es en casa. Quiero pasar mis últimos días con ustedes, ¡perdóname! Solo no sabía cómo regresar -̶̶   Lo miré, mis lágrimas rodaban por mi rostro, sus palabras retumbaban en mi mente.  -̶̶  ¡Levántate! -̶̶  le extendí mi mano  para ayudarlo -̶̶  ven vamos a casa. Todo estará bien -̶̶   lo abrace para que se sintiera seguro -̶̶   sabes que somos una familia y que estaremos contigo siempre. Te amo papá.

sualam2002
Author: sualam2002

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Revisa el reto sobre diálogos en el libro. Revisa cuál es la forma correcta de escribirlos.

Deja una respuesta

cinco × 3 =