RETO No. 5

Estimado Burgos, aunque no me conoces me has inspirado confianza. Aun no es hora de despertar pero el sueño a decidido irse con más facilidad las últimas semanas, podría decir que se ha vuelto cotidiano. Una pandemia mundial ha venido a remover tantas cosas. Por lo tanto también en mi entorno, en mi vida y como verás, en mi sueño. Los primeros días no le di importancia al COVID-19 pensando que era mentira o un invento gubernamental. Días después todo se volvió caótico. Los medios de comunicación, redes sociales parece que no hablan de otra cosa. Desde  noticias desgarradoras hasta memes reales o chuscos que a veces me roban alguna risa y hasta me atrevo a compartir algunos. Los días transcurren. Siento preocupación.

Estando a cargo de la administración en la empresa de mis padres siento una inmensa presión, no sé si los demás lo noten pero Dulce, Bety y Gis creo que si me entienden un poco. Están conmigo trabajamos en equipo. Este virus está generando pánico en el mundo. Las autoridades determinan una emergencia sanitaria. Me aflige los cuidados de la salud de todos los que trabajamos en ella y también me preocupa saber que existe la posibilidad de ser cerrada algunas semanas. No es una opción definitivamente quitar empleos, ni quiero vernos en la necesidad de reducir salarios. Solo hacer lo mejor y lo que indican las leyes. Me gusta la transparencia y no el abuso. Las cuentas de proveedores y del gobierno siguen llegando, los pagos en el área de cobranza se reducen por el cierre provisional de otros negocios que nos han aplazado sus pagos. Esto aumenta mi preocupación. Las llamadas no se han hecho esperar, es notoria la aflicción de nuestros clientes, quieren saber si seguiremos laborando, dicen que dependen de nosotros. He buscado información por todos lados, asesoría legal, todo lo necesario para poder cumplir y estar en regla sin perjudicar a nadie. Hemos adoptado las medidas necesarias y de protocolo que señalan las autoridades de salud para reducir riesgos de contagio.  Están en mi cabeza en todo momento la salud, la reducción de nuestros pagos, los salarios y posibilidad del cierre temporal. Imagínate amigo que despierto pensando en las posibles opciones que puedan apoyarnos, con la cautela de que sea información segura. Por fin, después de correos y llamadas a la cámara de industria a la que estamos afiliados para solicitar su asesoría y determinar si estamos dentro del rubro para seguir trabajando hoy me hicieron una llamada de esperanza. Ellos consideran que si, pero están dudosos y prometieron darme respuesta el martes siguiente. Por ahora fue posible que estemos esta semana próxima en casa. Y estoy a la espera de respuesta para saber que hacer. Dependemos varias familias de ello y familias de nuestros clientes. Deseo que se dé lo mejor sin afectar primero nuestra salud y afectar lo menos posible la economía individual y por supuesto la empresa. Es nuestra fuente de trabajo. Sé que estaremos mejor. Me agarro de la fe y en unas semanas más todo habrá pasado. Estaremos bien y seguiremos adelante, superando este bache que dejara huella en todos.

Burgos, gracias por permitirme contarte, de verdad me ha hecho mucho bien hacerlo. Agradezco que seas mi escucha a través de la palabra.

Recibe un abrazo.

Autor: Alma.

peiri.22
Author: peiri.22

0

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. burgos2099

    Alma, hola. Agradezco la confianza. Has priorizado la vida sobre otras cosas, eso es algo bueno y definitivamente a su tiempo rendirá sus frutos. Confiemos en que la respuesta que anhelas sea la más conveniente, y tengamos esperanza en que esto mejore pronto. Cuídate, un gran abrazo.

    1. peiri.22

      Gracias a ti por el tiempo y el regalo que me da ese sentir en tus palabras. Recibe un abrazo.

  2. romina

    Cuida no repetirte, y no poner cosas que no aporten al texto (ej. nombre de tus compañeras)

Deja una respuesta

3 − 1 =