Reto CORRECCIÓN – Reto de semana santa: “Pequeña Nobuko”

Pequeña Nobuko

Las muñecas japonesas son ese “algo” que siempre he deseado desde que vi una en las manos de mi padre en sus antiguas fotos de viajes.

Son muy diferentes de las clásicas dolls tipo Barbie a las que estamos tan fuertemente acostumbradas en América. Su belleza casi etérea es fabricada a mano en madera y no hay dos iguales. Cada parte que las compone, desde el elegante cabello negro con corte al hombro que lleva pintado a modo de adorno flores tan hermosas y propias del Japón hasta el clásico y majestuoso kimono que las viste, es hecho con sumo cariño y detalle. Mi padre relataba cómo cada niña allá recibía su propia colección de estas princesas en miniatura al crecer. ¡Saber eso sólo me dejaba con más ansias de poseer una!

Mi deseo se volvió realidad cuando alcancé la edad adulta, vino en forma de regalo, sólo que de parte de una amiga. En mis manos que temblaban por la emoción de un deseo de antaño cumplido, tenía una muñeca tan diminuta que me cabía en la palma, pero eso no reducía su valor y mi entusiasmo. Hasta su nombre era divino: Nobuko.

Sentí que tenía acunada a una princesita: tenía el cabello tallado y sublimemente pintado de negro azabache cuyo único adorno era el típico arreglo de flores de crisantemos blancos, cerezos rosa pálido y camelias rojas.

Su maquillaje me recordaba a esas doncellas conocidas como geishas: un sutil delineado negro en sus ojos cerrados que combinaba con el cabello, la piel tan blanca como la nieve y los labios pintados de rojo fuego. Era sencillo pero rebosante en elegancia.

Y lo que más me encantaba era su vestido. Un kimono tradicional que cubría su cuerpo de madera suave. La combinación de tonos malva, rosa y dorado quedaba divino con el estampado de flores que hacía juego con las del adorno de su cabello.

Por unos segundos, sentí que todo el tiempo que esperé por ese sueño de la infancia, Nobuko lo guardaba dentro de sí y que sólo tenía que creer y tener paciencia, pues hasta su nombre lo enfatizaba con delicadeza, ya que después de colocarla en mi estante junto a mis libros, descubrí sonriente al examinar la cajita que la traía, que en japonés “Nobuko”, significa creer.

adri18bg
Author: adri18bg

2

Esta entrada tiene un comentario

  1. kayuri.books

    Como una fan de la cultura japonesa, me encantó el texto y ahora yo también quiero una pequeña muñeca! 💗

Deja una respuesta

1 × 4 =