Reto de corrección: Culpable

Culpable, la sentencia retumbaba en sus oídos, ahora iba a pasar 10 años de su vida detrás de unos barrotes, en una celda oscura de 3X2, con permisos restringidos para sus necesidades básicas, y si el encierro físico iba a convertirse en una auténtica tortura, nada podía compararse con su condena interior.

Repasando en su mente, una mezcla de imágenes aparecía, mostrando tiempos donde fue feliz, junto a su esposa e hija, lo sentía como un pasado muy lejano, a pesar, de que eran recuerdos de unos pocos meses atrás.

La pesadilla inicio cuando fue despedido de su trabajo, laboraba en una buena compañía y con 37 años ya había alcanzado una gerencia, toda su vida giraba en un entorno de comodidad y estabilidad, por eso la noticia de la quiebra de la empresa, lo sorprendió.

Confiado en que sus capacidades le permitirían conseguir un buen puesto en poco tiempo, no se limitó en sus gastos y sus prestaciones terminaron en un viaje familiar de crucero por el Caribe y en tratar de mantener su retrato de familia de clase alta.

Contactó a todos sus amigos empresarios, en busca de un puesto gerencial similar al que había perdido, pero ninguno le abrió las puertas, se registró entonces en muchas páginas de búsqueda de empleo, sin recibir ningún correo de vuelta, empezó a buscar en periódicos y se presentó a infinidad de entrevistas, pero su corbata y traje fino no lograron impresionar.

 Desanimado bajo a los puestos administrativos, pero continuaban sin llamarlo, a los meses empezó a buscar trabajo como oficinista, pero sin resultados positivos.

Desesperado empezó a ver como sus cuentas bancarias empezaban a teñirse de rojo y como sus tarjetas de crédito estaban a punto de explotar, bajo aún más sus exigencias laborales, al punto de ofrecerse como jardinero, misceláneo, ayudante de construcción, gondolero, cualquier trabajo era bienvenido.

Estaba al borde y cuando su esposa le informo sobre la alacena vacía, se hundió en la mayor desesperanza y angustia.

Ocho meses sin trabajo, ya no tenía más que cuotas atrasadas de la hipoteca, ya había renunciado al cable, al internet, al teléfono, al carro.

Leyó en el periódico un anuncio de una empresa de seguridad donde buscaban un asesor, no tenía idea sobre el tema, pero tomó la última foto pasaporte y decidió intentarlo.

Llego a la dirección descrita en el periódico, se topó con un edificio alto, de oficinas amplias e iluminadas, una joven sonriente le saludo, tomo sus documentos, y le indico que aguardara, conto unas veinte personas más que como él esperaban por la misma entrevista, espero casi cinco horas hasta que fue pasado a una oficina pequeña.

Detrás de un escritorio algo pasado de moda, se encontraba el señor Rodríguez, quien hojeo su currículo sin asomo real de interés y le explico que era una entrevista preliminar, que si calificaba a la siguiente etapa sería entrevistado por los dueños de la empresa.

Desolado regreso a su casa, con un camino que había recorrido ya tantas veces, el camino de la frustración.

Para su sorpresa la secretaria de FC Security se comunicó con él justo una semana después para informarle que estaba entre los cinco aspirantes al puesto.

Al siguiente día, tres hombres de traje, le explicaron que eran una compañía de seguridad y que sus principales clientes eran empresas que querían experimentar cuales era los niveles de riesgo que poseían y como estaban sus controles generales, le hablaron de las condiciones del trabajo, horario de lunes a viernes de 8am a 5pm, con un salario de $4500 más viáticos, al escuchar el sueldo sus sensores de alarma se encendieron, le parecía un salario muy alto para unas tareas demasiado sencillas, pero ya había firmado el contrato.

Las dos primeras semanas de capacitación transcurrieron normales, charlas sobre que es la seguridad y como mejorarla, sistemas de alarmas, última tecnología en protección, se encontró a si mismo interesado en el tema y poco a poco sus dudas fueron desapareciendo y al recibir el primer pago de la quincena se borraron por completo.

Las siguientes dos semanas ya fueron pruebas de campo, que tratar de escalar un muro de una casa nueva y llegar al patio para medir la distancia de los sensores exteriores, buscar puntos ciegos en cámaras de seguridad,  tomar unas botellas de licores de una fina licorera nueva, irse sin pagar del restaurante más caro de la ciudad, y todo de incognito, no lo podía creer pero se estaba divirtiendo, luego se sentaban con los dueños de los lugares “afectados” y juntos analizaban las debilidades de la seguridad y como mejorarla.

La misión de esta semana consistía en dejar una maleta en un banco y salir de ahí, esperar 10 minutos fuera y luego entrar y recogerla de nuevo.

Era la sucursal central del Banco Internacional, el más concurrido de la ciudad, tomo la maleta, entró y el guarda de seguridad le pidió que la abriera, lo hizo, pero no presto mucha atención al contenido y lo dejo pasar sin trabas, primer fallo en la seguridad pensó y anoto mentalmente, salió y el guarda tampoco se percató de que ya no llevaba nada, segundo fallo.

Espero sentado en el parque de donde tenía perfecta visibilidad de la entrada del banco, programó el cronómetro de su reloj y se sentó a esperar, tuvo una agradable sorpresa al ver como su esposa y su hija entraban al banco en este momento, sintió el impulso de salir corriendo a su encuentro, pero se contuvo porque tenía que respetar su trabajo.

Cinco minutos después el sonido de la explosión casi rompe sus tímpanos, el banco ahora era un monstro que escupía fuego y humo, pensó inmediatamente en su familia, en sus tesoros, corrió con la mayor velocidad que sus piernas le permitieran, llego agitado a la puerta del banco, el guarda ya no existía, trato de entrar, pero no lo logro, se quemó las manos en el intento.

Las cicatrices le recordaban el amargo de ese día, el más gris y nublado de todos.

Las investigaciones determinaron lo que él sospechaba y que tenía tanto miedo de confirmar, la maleta era una bomba, llevaba casi dos meses trabajando para terroristas.

 

 

laura.cm28
Author: laura.cm28

1

Esta entrada tiene un comentario

  1. katimav

    Que difícil situación. Él quería trabajar para su familia pero algo salió mal. Buen texto. Saludos.

Deja una respuesta

cuatro × cinco =