Reto: Correción

Duermes apaciblemente, con esa expresión tranquila es tu rostro y no puedo dejar de pensar en que quiero protegerte. Aún ahora, que estamos en una hermosa beatitud imperturbable. Porque al ver las cicatrices en tu piel, me hace recordar el daño que no hicimos cuando éramos jóvenes.
Antaño, decías que tu vida era aburrida y fútil como una amalgama grisácea que te consumía con crueldad. No había un buen propósito que te hiciese ver un agradable porvenir. Y yo me entristecía porque era a mí a quien se lo decías. Sentías que caminabas sola, pero yo caminaba contigo.

-Uriel Kaede

Uriel Kaede
Author: Uriel Kaede

.

0

Deja una respuesta

16 + uno =