Reto Corrección. Reto 2

Querido Lee Changsub:

Acabó de despertar son las tres de la madrugada, prendí mi computadora y seleccione la playlist de Btob para escuchar tu voz, sonabas alegre me transmitió la misma calidez de siempre, ha fuera llueve con fuerza.

Decidí abrir la ventana el olor a tierra mojada se esparce en el aire, el viento toca mi rostro como si fuera una leve caricia, siento como si estuvieras aquí a mi lado. Tome una pequeña taza de café, una hoja y una pluma para contarte como han sido estos días para mí.

Estoy tratando de vivir cada día lo más normal posible, como si no estuviera encerrada en mi casa, sigo despertándome a la misma hora, con el frio de las mañanas recorriendo mi cuerpo desnudo antes de entrar a la ducha, tengo mi agenda detallando cada hora del día para no caer en una rutina o empezar a hablar con mis muebles, después de que cumplo con mis horas de trabajo trató de ejercitarme un poco al menos una hora y por las noches me pongo a leer con tu música de fondo.

Anoche mientras terminaba mi libro sonó mi canción favorita Missing You, no puede evitar pensar como la estarás pasando tú; en medio de toda esta situación.

De pronto la canción cambió  y apareciste en la pantalla ibas perfectamente vestido con un pantalón negro y una camisa blanca ambos de vestir, te veías perfecto. Una sonrisa se me dibujo en el rostro, me puse de pie, cerré mis ojos y en un segundo descubrí que estaba bailando y cantando, movía mi cuerpo de un lado a otro al ritmo de la música estaba muy feliz, movía mis brazos, mientras gritaba a todo pulmón sentía la energía de un concierto en vivo, estabas ahí cantando para mí, la canción paso a una melodía más lenta pero yo seguía como en la primera fila saltando y cantando.

Habían pasado diez canciones cuando empecé a notar que tenía todo mi cuerpo lleno de sudor, mi respiración empezó a ser un poco lenta, entonces empecé a reír a carcajadas y me deje caer en la cama para que mi corazón volviera a la normalidad, la música dejo de sonar y toda la habitación se sumió en un silencio profundo, el reloj marcaba la media noche y la magia había terminado, pero la verdad es que la magia jamás termina porque es simplemente empezar la playlist de nuevo.

Ahora ha dejado de llover y la música se vuelve a escuchar por toda la estancia, el café sigue caliente, tiene un sabor dulce, la madrugada sigue oliendo a tierra mojada, pero es momento de volver a la cama o no podré despertar por la mañana.

Me despido recordándote que aunque estés a miles de kilómetros de distancia, a mí me haces aquí demasiado feliz.

Jenn Rojas.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

jjferyaz
Author: jjferyaz

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Paris Olmos

    No cabe duda que nuestra mente nos puede llevar a donde uno quiera, simplemente sensibilizarse a nuestros deseos y gustos y disponerse a realizar el viaje.

Deja una respuesta

13 − 3 =