Reto corrección: Bailando a la distancia

Debo decirte que me es más fácil  seducirte a través de mis escritos, no soy buena con las palabras; sin embargo, no dejo de esperar con ansias el tono del teléfono que elegí para ti, el cual me tiene condicionada para que con cada melodía, mi cuerpo se estremezca.

Constantemente sueño con nuestro encuentro, una vídeo llamada ya no es suficiente y es que mi corazón está muy lejos de estas cuatro paredes.

Con la pandemia la muerte espera sigilosa ahí afuera, ha comenzado a cautivarnos de mil maneras, juega con nuestra mente, con nuestras emociones para que el corazón se acelere, para que cuerpo tiemble, su llamado es una invitación a romper las normas. Si llegará a visitarte ¡Por favor no salgas!…ahí afuera no podré seguirte.

Te confieso, hay días en los que alucino contigo estas sentado en ese sillón café junto a la ventana contemplándome, te ves feliz, observas cada paso que doy sin desviar la mirada, nos encanta mirarnos y es que hemos esperado tanto este momento que es difícil distinguir la realidad de la ficción.

Querido amigo, nos enfrentamos al mayor de nuestros temores la soledad, ahora somos más vulnerables y nos angustia lo que pueda suceder, pero debo decirte que no estás solo. Ahora formo parte de tú vida. Anhelo que algún día podamos caminar por la vida tomados de la mano sin temores.

En nuestro encuentro, enciendo la radio para amenizar la velada, me apoyo en tu hombro como un niño se aferra a su objeto de apego, bailamos suavemente y se crea una burbuja a nuestro alrededor, en ese instante todo lo palpable desaparece solo existimos tú y yo.

Adriana Chavarria C.

 

adricha_0501
Author: adricha_0501

0

Deja una respuesta

dos × 1 =