RETO 9 – ESTIMADO JARWELL

Amigo, sé que estás dolido,

sé que piensas que esta vida no tiene sentido;

subes y bajas de emociones, decepciones,

¡Cuánto te han herido!

¡Cuántas veces das la mano y nadie ha respondido!

Pero Él siempre responde. Y aunque muchas veces te le escondes,

solamente espera por oír su nombre para rescatarte y demostrarte

que es más que un amigo…

(Gerardo Mejía).         

                  

 Estoy en el jardín de mi casa en plena media noche de abril. La luna es testigo del abrazo que el aire fresco me proporciona en estos momentos. Sé que te debo escribir, pero no sé cómo, no encuentro la forma. Alzo la vista al cielo y una estrella, la más luminosa, me enseña el camino. Inmediatamente las palabras del rapero ecuatoriano, Gerardo Mejía, hacen eco en mis pensamientos y me dan la pauta para escribir.

 Estimado Jarwell:

 Qué raro es nombrarte así, ¿verdad? Pero es que tú, al igual que tu segundo nombre, eres único. Recuérdalo.

¿Sabes? A veces creemos que debe haber algún motivo para escribirle a alguien. Otras, que entre hombres eso de expresar los sentimientos nos hace menos varoniles. Pero ninguna de esas creencias es verdad. Tú y yo somos diferentes, pensamos diferentes. Hemos aprendido y tenemos la certeza de que el abrazo en palabras alimenta el alma y fortalece el espíritu.

Por eso te escribo.

Decirte que, sin duda alguna, eres una gran persona, un gran hijo y un buen deportista. Amante de la naturaleza y los deportes extremos. Con el talento nato para emocionar con tus letras al corazón más insensible. Tus experiencias de vida los has plasmado en papel en busca de enmendar los errores del pasado y volver a ser una mejor persona. Pero, ¿sabes qué?, ya lo eres. Siempre lo has sido. Tus errores no te definen y ni te hacen menos.

Sé que la vida te ha golpeado muy fuerte y que muchas veces has querido tirar la toalla; que sientes tu dolor como llagas en el pecho que te oprimen y no te dejan respirar. Pero, ánimo amigo. Como dice el personaje de Rocky en la película del mismo nombre, no se trata de qué tan fuerte la vida te golpee, sino que tanto tú puedas resistir. Y yo estoy seguro de que tu capacidad de resistencia es tan grande como el mismo cielo; de que tu fortaleza no radica en tu cuerpo trabajado por los ejercicios extremos, sino en la perseverancia de tus valores, ideales y convicciones.

 Dhierich, hermano… no importa cuándo leas estás líneas. Lo realmente importante es que estarán ahí, en algún lugar de tus memorias, para cuando necesites un abrazo. Pero, sobre todo, para recordarte que allá, en lo alto, hay alguien que te sigue sosteniendo como el primer día que supo de tu existencia.

 Tu siempre amigo…

 Manuel.

alkysirez
Author: alkysirez

1

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Amigo mío, no pude evitar soltar lágrimas al leerte. ¡Qué gran persona eres! Tus palabras, sé que vienen desde el corazón. Te conozco y no eres alguien que disfraza la verdad. Desde aquella vez en Guadalajara y hasta el sol de hoy, tu paz me alcanza. Así eres tú, eso transmites. Razón tienes al decirme que somos diferentes, hombres que sabemos lo cálido que resulta un abrazo entre letras. Tú, amigo mío, me has dado ese abrazo que tanto necesitaba. Muchas gracias hermano.
    Me alegra saber que no soy el único que mira una sincera amistad hacia ti, sino que también me consideras tu amigo. Te llevo en el corazón y ahora anexo estas palabras de ánimo.
    Nos volveremos a ver, hermano mío. Y cuando lo hagamos, sé que habremos ganado más valor como hombres y seres humanos.
    Otra vez, gracias por hacerme levantar la vista hacia el Creador de TODO.

  2. alkysirez

    Valió la pena cada segundo de la noche para escribirte. Me alegra saber que este abrazo sincero lo recibas.

    Recuerda que eres una gran bendición.

    ¡Abrazos hermano!

  3. romina

    Tu carta empieza en estimado Jarwell, todo lo demás sobra. SI lo deseas, puedes hacer referencia de la estrofa de la canción, pero dentro de la carta, no fuera.

Deja una respuesta

cuatro × 4 =