Reto 9. Empatía. Para Arianys Nuñez

Arianys:

Tras leer a la mayoría de los compañeros del taller, he decidido escribirle a ud porque a través de sus palabras, entró directo a mi corazón, generando profunda admiración.  Me salté restricciones y distancia física y geográfica para abrazarla, agradecerle y animarle a través de esta carta. 

Encontré detrás de sus escritos a una poderosa mujer de fe, valiente, perseverante, de corazón gigante, con una gran melena despeinada, luchadora y protectora, capaz de hacer lo que sea por ver a sus hijos felices y que en silencio y a viva voz busca amar y ser amada.

Una mujer que aun teniendo mil razones para hundirse en sus dolores de infancia y vivir cómodamente el papel de víctima, fue capaz de torcerle la mano al destino y tomar las riendas de su vida construyendo una familia sólida.  Faltó la presencia masculina en casa y quizás haya visto este detalle como un limitante y dolor punzante, quiero decirle que eso escapó a su voluntad, la engrandeció e hizo que se moviera en fuerzas inhumanas para que no se notara la ausencia, ni faltara el amor en su hogar, y eso se logró gracias a sus decisiones y acciones.  Como madre ha realizado una gran tarea y de eso pueden dar fe sus hijos.   

Conocí de sus sueños de amar con locura y cantarle al mundo para teñirlo de alegría y esperanza, más también supe cómo años atrás pospuso ese sueño por el más puro amor a sus hijos.  He sentido en carne viva esas emociones mezcladas, que ponen en tensión lo que anhelamos y lo que corresponde hacer procurando el bienestar superior de la familia.  También soy madre y padre.  Sé lo difícil que es, sobre todo cuando la vida se pone cuesta arriba y no hay quien ayude a llevar la carga, tirar o empujar.  Sé de las lágrimas que esconden nuestras sonrisas en ocasiones, para no preocupar a nuestros hijos, mostrándoles que a pesar de todo, la vida es bella.  Como mujer de fe, que también soy, con certeza le digo que los tiempos de Dios son perfectos y cuando menos espere, por el lugar menos pensado, nuevas y mejores oportunidad llegarán sin buscarlas, retome sus sueños y prepare el equipaje que ahora sus niños están grandes y usted puede volar tan alto como esté dispuesta a hacerlo.

Por si fuera poco, encontré en usted a una mujer generosa que se pone al servicio de Dios y de la humanidad desde la salud.  En estos momentos en particular, en que la muerte ronda y amenaza con llevarnos, su espíritu es de seguir optando por la vida y ayudando al que lo necesite.

Le doy infinitas gracias, con su historia desglosada en diversos textos, confirma que si se puede vencer la adversidad, que vale la alegría soportar tantas penas manteniéndose firme y que cuando la soledad llegue de visita, podemos ignorarla y descansar en los brazos del padre de los cielos, que es la única fuente verdadera de amor.   

No deje de escribir a corazón abierto, que cada dolor nos trae un aprendizaje personal y una enseñanza que puede iluminar el camino de otros, de formas impensables.  Supongo que jamás imaginó encontrar de este modo y en estas circunstancias una amiga, que desde Chile la anima a seguir luchando con la misma fuerza e invita a unir locura y cordura, en una sola canción de amor y esperanza.

Paola Lizama Silva

plizama.coach
Author: plizama.coach

5

Esta entrada tiene 8 comentarios

  1. Minerva

    Bella carta donde transmites el agradecimietno y la conexion a emociones y situaciones similares vividas.

  2. romina

    Muy bien Paola, el párrafo de lo del marido ausente suena algo atropellado (al leerlo), pero has agarrado la esencia de tu lectora, incluso con lo de la melena, y resaltado todo aquello que la hace única. Hay algunos errores ortográficos sobre todo en puntuación, pero muy buen trabajo.

  3. arianysdelc

    Paola. me quito el sombrero… bella carta, realzas la fe y la esperanza, gracias por dedicarme tan bellas palabras… la vida te lleva. te trae, te revuelve y adivina… sales mejor… quiero visitar Chile en alguna ocasión.. nuevamente gracias, desde Panamá

  4. arianysdelc

    Paola, me quito el sombrero… bella carta, realzas la fe y la esperanza, gracias por dedicarme tan bellas palabras… la vida te lleva. te trae, te revuelve y adivina… sales mejor… quiero visitar Chile en alguna ocasión.. nuevamente gracias, desde Panamá

Deja una respuesta

diecinueve − 8 =