Reto 9. Carta a jose.tz.can

   Estimado José:

   Al igual que tú en algunos de tus textos, he decidido escribirte esta carta tomando en cuenta la conexión que ambos tenemos con nuestro Padre celestial. Si bien no compartimos la misma doctrina, me agrada la manera en que hablas de tu fe y me intrigan los obstáculos que te encuentras al respecto.

   Quiero empezar diciéndote algo que me llevó mucho tiempo entender: eres lo que crees que eres. Aunque a otros les pareciera que siempre estás intentando ser fanático, escéptico, soñador o idealista, la definición real es la que guardas para ti mismo.

   Para ser un buen creyente no hace falta hablarle siempre a la multitud o saber siempre qué decir, es cuestión de estar seguro de lo que crees, porque quien demuestra estar seguro es el que más convence, igual en oratoria y declamación. Tú eres ese buen creyente, mi hermano. Porque tomaste un estandarte que no cualquiera habría estado dispuesto a cargar, y porque a pesar de todo siempre estás al pendiente de los que te importan, no te rindes y perseveras en lo que te propones. No todo el mundo se pondría ese yugo encima, pero tú lo hiciste, y te admiro por eso.

   Muchas personas caen en la exageración o en la burla al tratar de ser demasiado entusiastas tratando de forzar a los demás a compartir ese falso entusiasmo. Ese no es tu caso. Tu entusiasmo es nato, tu alegría y emoción fluyen como un río. No necesitas sobre actuar o insistir. 

   Entiendo cómo te sientes respecto a tu hermano, también tengo una persona a la que amo pero no comparte la fe. Es difícil, pero también tengo la esperanza de que no será así siempre. Hay un plan para todos nosotros, eso es un hecho, y me gustaría pensar que el tenerlos en nuestras vidas es parte de ese plan, pero el plan para ellos. Nuestra labor es continuar en la obra, orar y no dejar de creer en lo que podría suceder en sus vidas.

   Tus ideales te hacen la gran persona que eres, nunca los olvides.

   Aférrate a ellos. Sé que has encontrado gente en tu camino que se ha reído de ellos y no serán ni los primeros ni los últimos, pero por lo que he leído de ti, eres leal y perseverante. Tu fe y el amor de Dios son más grandes que cualquier crítica que te puedan hacer. Eres tú mismo y para Papá eso es suficiente. Te mando un gran abrazo y bendiciones para ti y tu familia.

Omar Araujo

oaeska
Author: oaeska

1

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Jesus Can

    Muchas gracias por tus palabras omar, es bueno saber que aunque diferimos en la doctrina, encontramos en común a un padre celestial. En la vida e tenido muchas derrotas pero he tratado de seguir adelante, aveces la carga es dura pero no se me puede dar algo que no pueda sobrellevar… Te agradezco tus palabras hermano y concuerdo totalmente nada sucede si no es por que Dios así lo permite “”Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tú estarás fuera de peligro: su lealtad será tu escudo y armadura.”
    Salmos, 91.

    Eso debo recordarlo siempre.

  2. romina

    Recuerda el PG. En el vivo hemos hablado de este reto.

Deja una respuesta

20 + 8 =