Reto 8. Profesor

Hola profesor, es por este medio que le quiero agradecerle el cómo me ha ayudado a crecer, en este deporte a manera que cada caída que he tenido en todo lo que ha pasado estos años. 

 

Me enseño a levantarme como un guerrero y no a esconderme cómo un cobarde, me enseño a pensar con la cabeza antes de actuar solo por impulsos, porque en este deporte ganan los inteligentes, no los impulsivos, pero que también necesitamos parte de nuestra bestia interna para hacer actos valientes en los que se involucran riesgos que pueden costar la victoria.

 

Pero es en la ley de “Nada arriesgado, nada ganado” es en estas alturas en las que tengo muchas razones para agradecer lo enseñado, pero dejando todo transparente, algunas cicatrices de las batallas en las que me enseño, quedaron como marcas en las que se distinguen las sensaciones cuando mi entrenamiento rompió mis hueso, cuando durante mi entrenamiento se derramo mi sangre.

 

Profesor hay límites, es ahí dónde sentí menosprecio, me sentí pisoteado, usted lo llamo formar carácter, pero lo que yo escuche fue “Eres un fracasado” hay una línea muy delgada entre un reproche y una enseñanza, sé que usted aprendió por la mala. Pero eso no significa que usted tenga que enseñar con las mismas técnicas, porque sino se repetirán los mismos errores y los integrantes se rinden. No lo olvide profesor, lo estimo pero hay nuevos conceptos.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

poetadeblas
Author: poetadeblas

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Faltó cerrar la carta, y corrección. Lo demás muy bien.

Deja una respuesta

dieciocho − 4 =