Reto #8: Petición a una hermana

Querida Hermana:

Hoy he tomado el valor de escribirte, me dirijo a ti de la manera más sincera para poder brindarte esta petición en palabras, deseo que la tomes con sobriedad.

He notado que a lo largo de los años nos hemos distanciado bastante, sé que, por la diferencia de edad nuestros gustos son muy opuestos, además de crecer en épocas distintas nunca hemos tenido una relación muy cercana, pero permíteme expresarte lo mucho que te admiro, y externo mi agradecimiento por estar siempre al pendiente mío y de mi madre, reconozco tu esfuerzo para mantenernos a flote incluso en las crisis, aprecio lo mucho que trabajas cada día, tienes una entereza envidiable.

No obstante, nuestra relación de hermanos lejos de fortalecerse ha venido a menos, en parte reconozco mi responsabilidad por mi actitud evasiva y friolenta, creo que es algo muy propio, no deseo que me juzgues, pero en lo que respecta a ti siento que no te has expresado de una manera correcta, has herido con tus comentarios despectivos que en la mayor parte de las circunstancias no venían al caso. Confieso de manera muy transparente que me han causado rabia y resentimiento ciertas opiniones tuyas en mi contra, quizás incluso yo he actuado de la misma manera, pero ha sido como respuesta a tu comportamiento.

He tratado de decírtelo, pero temo el hecho de que puedas enfurecer aún más, por lo que me he dispuesto a permanecer lejano para continuar con este juego inútil que nos afecta a los dos. Hasta compartir un alimento en la mesa se ha vuelto un hábito muy incómodo para ambos, estoy seguro que notas mi indiferencia tanto como yo noto la tuya, me parece que estamos actuando como dos niños rabiosos y no como dos adultos.

Es momento de que empecemos a vernos de frente sin miedo, que nos digamos lo que cada uno siente y que demos por concluido de una vez este engaño, sé que en el fondo me quieres tanto como yo a ti, por lo que te pido con amabilidad que hagamos las paces y dejemos los rencores de lado.

Fortalezcamos juntos esa integridad que debe existir en la familia y hagamos de los alimentos compartidos un momento de gozo y alegría.

Con cariño: Fabio

fabmana
Author: fabmana

1

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien la redacción, faltó el tono pedido para el inicio.

Deja una respuesta

veinte − once =