RETO #8 ERES ÚNICA E IRREPETIBLE

Querida Hermana:

 

  Hoy que saliste muy temprano a trabajar, me quedé un rato reflexiva pensando, en lo increíble que eres, en la gran mujer que te has convertido, en la gran profesional que eres, sé que te has esforzado demasiado por llegar a donde estas, has viajado, has dejado huellas en tantos corazones, te admiro mucho sabes. 

 

Debo confesarte que es un poco difícil escribirle a una psicóloga, siempre pienso que debes estar analizándome, pero en esta ocasión asumiré el riesgo y te voy a dar la libertad de pensar lo que tú quieras, pero únicamente hasta que la hayas leído toda la carta. Creo que ya es hora de que yo hable, tu palabra ha sido la ley en nuestra casa, espero me des la oportunidad de expresarme esta vez.

 

Quiero empezar por agradecerte cada esfuerzo que has hecho por mi desde que éramos niñas, especialmente por cuidarme, por tratar de ser un gran ejemplo, sé que el asumir responsabilidades que no te correspondían hasta cierto punto te marcaron y comprendo muchas tus inconformidades, también comprendo que a veces me vieras como tu hija más que como una hermana, pero nunca lo he sido, yo nunca te he visto como mi madre, siempre he buscado en ti un refugio, una cómplice, alguien que me entienda, pero me he encontrado con alguien que quiere tomar decisiones por mí, desde que amistades debo elegir hasta que ropa debo ponerme, nunca pareces conforme con nada, te quejas por todo y la verdad eso puedo soportarlo, lo que no puedo soportar es no verte feliz, porque haces infeliz a los que te rodean, menosprecias a mi madre y constantemente la humillas porque tu si has logrado lo que ella nunca pudo alcanzar y eso me duele, me he cansado de ser la mediadora entre ustedes dos, mi madre hizo lo mejor que pudo por nosotras y debemos estar agradecidas por eso, aunque bien sé, que no hay un consejo que yo pueda darte que tú no lo sepas, sabes mucho de la mente humana, pero usas tus conocimientos para manipular, y en las discusiones siempre sales ganando, por eso no me tomo el tiempo de decir una sola palabra, pero ahora siento que todo lo que he guardado me quema por dentro.

 

Hermanita, quiero que todo ese conocimiento llegué primero a tu corazón, sabes tan bien como yo que aún no has perdonado a mamá, ¡creo ya es hora que lo hagas! siento que si te esfuerzas un poco más por comprenderla muchas cosas entre nosotros podrían cambiar, el dinero no lo es todo en la vida, las personas que te rodean no son tus esclavos y tú no eres su amo, te invito a ver la vida de una forma distinta, sin esos muros que has colocado a tu alrededor, sé que en el fondo solo eres una niña herida y estoy segura que un día vas a lograr sanar tu corazón y ese día vas a ser muy libre, espero no tomes a mal nada de esto que te digo, porque de verdad solo quiero lo mejor para las dos. 

 

Nunca es tarde para empezar, quiero que empecemos a ser esas hermanas que nunca fuimos, que me veas como alguien en quien confiar, en quien te puedas desahogar, sé que también me has buscado a mí y yo no he estado para ti. Perdóname por huir y por evadirte, yo tampoco he sido una buena hermana, pero quiero intentarlo, déjame ser quien vende tus heridas, quien te abrace cuando lo necesitas. Te quiero más de lo que podrías imaginarte y daría cualquier cosa por verte sonreír.  Eres única e irrepetible ¡gracias solo por el hecho existir!

 

Con amor: Mary 

2

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Muy bien, pero cuida de mantener el tono y no terminar agrediendo.

Deja una respuesta

dos × uno =