Reto 8: Apariencias

A alguien que admiraba:

Estoy segura de que mis palabras le resultaran extrañas, sobre todo ahora que llevamos un trato más cordial. Lo son incluso para mí, que las escribo. Pero debo expresarle mi sentir. Nuestra relación nunca ha sido la mejor, de hecho, hay un hueco oscuro imposible de llenar, porque al tiempo no se le puede dar marcha atrás. Y la herida ya está hecha. La frase de “Siempre debemos ayudar a nuestra familia”, me ha estado dando vueltas en la cabeza. Es una frase que ha salido de su boca en varias ocasiones, pero que pierde sentido cuando usted la dice. Porque hace exactamente lo contrario.

Jamás olvidaré el día que yo le pedí ayuda. Y solo recibí reproches de alguien a quien admiraba. El alma me dolió. Derrame lágrimas amargas por el golpe de realidad que me di; fue como topar con pared. Sentí que estaba ante una completa extraña. Descubrí a la mala su otra cara. Esa que mantiene oculta de manera celosa. En el fondo de mi corazón, sé que me la mostró años atrás, pero no la pude distinguir en ese momento, porque yo quería ser como usted. Pero viendo en retrospectiva me doy cuenta de solo se preocupaba del que dirán, de lo que pensaría la gente. Guardar las apariencias es un juego en el que siempre gana. Jamás se involucró de verdad en los problemas familiares, solo abría la boca para dar sus opiniones, soltar su veneno. Que todos aceptaban como la verdad y se lo tragaban de buena gana.

Pero lo cierto es que usted no tiene ni la más mínima idea de lo que es la solidaridad, ayudar alguien sin esperar algo a cambio.

Siempre la respete como persona, pero todo tiene un límite. Yo llegue al mío. Sentía que me estrujaban por dentro, ya no podía más con su doble moral. Porque me canse de callar lo que de verdad siento. Lo que pienso. De cargar sentimientos innecesarios en el corazón que no me ayudan en nada.

Tal vez no me lo pida nunca, pero puede contar con mi perdón. Yo la perdono por todas las veces que sus palabras se me clavaron como cuchillos en la espalda, porque ya no siento dolor, la herida cicatrizó hace mucho. Deje ir el resentimiento y me muestro sin máscaras.

Se que no puedo hacer nada para evitar sus palabras, no dependen de mí, pero espero de verdad haber movido su corazón de alguna manera y que las mías no queden solo aquí.

Hoy me libero del látigo de su lengua. No volveré a detenerme por lo que vaya a decir, ni seré esclava del que dirán. Voy a curarme por dentro. Me dejaré guiar por lo que dicta mi ser, lucharé por mi familia, que está rota y es pequeña, pero saldremos adelante y esteremos bien.

Solo necesito mi fuerza interior y de eso tengo mucho.

                                                                                                  Karen Salas

kayuri.books
Author: kayuri.books

2

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. Querida Karen,
    Desde hace días tenía ganas de pasarme a leer tus Retos del CCS ;
    Me ha parecido una carta muy objetiva, también muy dura. Permite entrever el dolor y conflicto que hay de por medio, así como la fuerza que se adquirió para llegar a escribirla… el tono es un tanto acusatorio, pero puede que mi percepción se deba a que yo siempre intento dulcificar todas las palabras XD
    Con cariño,
    Pau.

    1. kayuri.books

      Gracias por pasar a leerme querida Pau, te confieso que yo soy muy directa, quizás por eso lo sientes de esa forma, y fíjate que trate de no ser tan dura, pero siempre me dejo llevar por las emociones. Valoro tu observación ❤

  2. adri18bg

    Querida Karen,

    Puedo sentir fuerza en esta carta. Me ha parecido objetiva, expresiva y hasta como un desahogo.

    Admiro con demasía la pasión en tus letras.

    1. kayuri.books

      Querida Adri, fue un verdadero desahogo para mi, me alegra saber que lo has percibido de esa forma, Gracias por tus palabras ❤

Deja una respuesta

trece − 6 =