Reto 8: antagonistas creíbles

Querida tía Dora

¿cómo estas? Imagino que te sentirás un poco sorprendida al leer esto;  pero necesito que comprendas la situación.

Eres una mujer muy fuerte, decidida e implacable, ¿cómo no serlo, después de todo lo que has vivido? Se que tu vida ha sido muy dura. Que tu madre muriera cuando eras apenas una niña y ser abandonada por tu padre es un dolor que no alcanzo a imaginar. Vivir con tus hermanos mayores tampoco debió ser fácil especialmente conociendo su carácter.

Comprendo tu necesidad de darte a valer y enfrentarte a quien sea que se quiera meter contigo. A veces esa ira contenida me preocupa. Se que no toleras depender de nadie por los reproches que sufriste y los golpes que toleraste. No imagino el dolor y rencor que debes guardar en tu corazón y no puedo culparte. Tampoco puedo reprochar tu necesidad inclemente de dinero. En ocasiones me molesto esa ambición desmedida pero siendo viuda y con una hija no puedo culparte, creo que también arrasaría con todo siempre que pudiera darle una mejor vida a mi hija, aunque francamente no apoyo tu forma de crianza. Esa niña vive como una gitana acompañándote a tus tus travesías económicas, es tan pequeña y delgada que me preocupa que no coma lo suficiente, se que la apariencia te importa mucho, pero es una niña y no creo que necesite una figura tan delgada y atuendos tan vistosos. También es demasiado callada y solitaria, me preocupa el miedo que infundes en ella aunque se que no me compete. Puedo entender que desees verla lucir hermosa, tu lo eres, tu cabello castaño y lustroso enmarca un rostro dulce de piel aterciopelada, aquella piel de mármol pulido que contrasta un poco con la miel del rostro de tu hija, se que pude molestarte, pero ella es también muy hermosa.

También se que tu infancia fue difícil y que no conoces otra forma de tratar… pero ella necesita recibir muestras de afecto y vivir su infancia.

Se que para ti los logros profesionales son lo más importante y agradezco que aplaudas mis esfuerzos en mis estudios. Se que también te gustaba mucho leer y estudiar cuando era niña y sufriste mucho para construirte un futuro con escasos recursos. De verdad admiro tu perseverancia.

Pero no puedo pasar por alto tu insistencia en participar en las decisiones de mi padre, en opinar de nuestra familia con tanta ligereza, y en exigirle apoyo económico. Las finanzas de mi familia contrario a lo que crees no son tan buenas y aunque lo fueran deberías saber que mi padre apenas nos dará lo estrictamente necesario. Comprendo tu ambición y hasta el complejo de grandeza que comparten; pero no puedo lidiar con eso en casa. Puedes resultar muy agobiante, y a menudo tus palabras pueden causar un mayor mal del que puedes prevenir.

Por mi parte, comparto tu deseo de perseverar. Pero he sabido vivir mi vida muy bien por mi misma y me he ejercido sobre mi misma suficiente presión, presión que no necesito de ninguno de ustedes y mucho menos ahora que no soy una niña.

Quisiera creer en tus buenas intenciones pero necesito que vivas tu vida plenamente e independientemente, y midas tus palabras con mi padre que hasta ahora ha demostrado ser demasiado fácil de convencer y para mi pesar demasiado voluble. Lo siento si soy muy dura, pero necesito saber que entiendes la gravedad de tus palabras y la influencia que comienzas a ejercer en mi vida y en la de tu propia familia.

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

anamica.white
Author: anamica.white

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    No se trata de juzgar la vida de otro, un antagonista debe afectar directamente a tu vida, y eso no queda claro en tu carta.

Deja una respuesta

cuatro − 1 =