Reto 8 – Un desahogo para Martha

Martha:

Hoy, con la llegada de los días santos, he sentido la necesidad de escribirte. 

Han pasado varios días y un pensamiento recurrente me atormenta. ¿Qué va a pasar después de la cuarentena?

Ojalá pudiera decirte todo esto a la cara. Sin embargo, no creo que sea prudente en el estado en que te encuentras. 

Te he de confesar que hay cosas que admiro de ti: tu capacidad para luchar y sacar adelante a tu familia teniendo un negocio propio, tu don para trabajar en varias cosas a la vez, tu dedicación para hacer las cosas bien y tú perseverancia. No te rindes, a pesar de la situación has sacado la casta.

Sin embargo, la manera de ejecutar tu manera de hacer las cosas no siempre se lleva bien con la de los demás, incluido tu esposo. Te cuesta trabajo aceptar la opinión de otros, la crítica constructiva y cuando decides oír, terminas poniéndote a la defensiva, agrediendo y ofendiendo a quien se atreve a cuestionarte. 

Te cuesta tratar con el personal que tienes a cargo. Sientes que por ser la jefa estás en tu derecho de humillar, juzgar o denigrar a otros. Les críticas a sus espaldas. 

Siempre he sido materia dispuesta para trabajar, trato de estar disponible cuando me has llegado a necesitar.

No eres capaz de dar algo a cambio. Quieres ganar todo el tiempo, importándote muy poco mis estudios o mi salud y vaya que desde que trabajo contigo me he enfermado más que nunca. En múltiples ocasiones has amenazado con correrme, no entiendo por qué no lo has hecho, si aseguras que te doy problemas.

Has llegado a acusarme de robo. Dices que soy floja y solo me dedico a estar sentada o en el celular. Tú sabes que es una mentira, que me han felicitado los clientes por la atención y la limpieza, por ser amable y atenta y hasta me han agradecido por hablar inglés. Pero eso no lo has reconocido.

Estoy cansada de tu falta de tacto, de tu soberbia que no te deja ver más allá. Me siento ahogada trabajando contigo.

Lo he pensado mucho, he tratado de encontrar paz y no actuar por impulso. Finalmente lo resolví: decidí dejar de trabajar en tu negocio, por mi salud mental y física. No me gustan los problemas y contigo ya he tenido demasiados.

Deseo de todo corazón que te siga yendo bien con las ventas. Sé que tienes la capacidad para levantarte de esta mala racha y lo harás. Ojalá encuentres también a una persona que se amolde a lo que tu necesitas en el negocio y puedan convivir en paz. 

Mucha suerte, 

Andrea. 

andreahdz545
Author: andreahdz545

1

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. prisionero0101

    Está muy bien logrado uno de los objetivos del reto y realmente hacía falta decir esto que has expresado. Sin embargo creo que faltó realmente poco para llegar a la yugular diciendo las inconformidades que te genera que, opino yo, por la serie de causas que se han dado, está bien merecido por esa persona.
    Sin embargo existen formas de “dar una lección” a las personas que así lo merecen, con clase y, más aún sofisticación, algo muy difícil de lograr y en lo qué hay que trabajar.
    Ojalá algún día seamos capaces de desarrollar ese arte.

  2. romina

    Concéntrate en qué lo hace tu antagonista. Las primeras tres líneas sobran. Y revisa el texto. Cuida la redacción, la repetición de palabras.

Deja una respuesta

dos × uno =