Reto 7: una mísera existencia

En lo que pensé que serían mis últimos alientos de vida, sintiéndome como una llamarada apenas flameante entre la oscuridad y la muerte, que se extinguiría ante la más ínfima ráfaga de viento. Pude sentir que desaparecería de este mundo cruel y sin sentido. Pero en ese momento te desplomaste, caíste de rodillas al ver tan cruel escenario. Te arrastraste por todo ese mar de cadáveres, buscando algo, ¿vida acaso? Me encontraste lastimado y desangrado, pero vivo todavía. Me tomaste entre tus cálidas manos, con tal delicadez que parecía que tuvieses un valioso tesoro que se rompería en cualquier instante. No sentí miedo al verte, pues lo que quedaba de mí eran sólo los vestigios de una mísera existencia. Tampoco me resistí, no podía.

 

–Uriel Kaede.

 

Uriel Kaede
Author: Uriel Kaede

.

0

Deja una respuesta

1 × 4 =