Reto 7 quedarte o irte

Es una hermosa tarde, de esas que te invitan a salir de casa. Leti, nombre de mi compañera de departamento, y yo, no resistimos la tentación de salir a dar una pequeña caminata, con la excusa de conseguir algunos helados en el camino. Es iniciativa de ella el sentarnos un momento en el parque bajo la sombra de los árboles, mientras los degustamos. Pongo un poco de música “vieja escuela” y suena de forma aleatoria “should I stay or should I go”.

-Creo que deberíamos planear irnos ya -dice Leti.

Empiezo a cantar las letras de la canción para darle un “tono musical” a la situación.

-Ya va a ser un mes que seguimos esperando a que nos llamen -insiste sin vacilar, Leti -. Tenemos que ir a algún hotel que esté dando el consulado y esperar a que nos den un vuelo humanitario para volver a Perú, antes de que las cosas se pongan peor en U.S.

Nunca antes un helado me supo tan agrio en el paladar como el de este momento. ¿Es que esta pesadilla no se piensa acabar? Este tema me pone en una posición como si estuviera en un campo minado, y mis últimos 3 meses, desde que empezó este año, estoy inevitablemente pisando granada tras granada. ¿Acaso no cumplí correctamente con mis cábalas de año nuevo?… Tengo miedo, pero no a irme, si no a toda esta situación de que las cosas salgan no simplemente como NO las PLANEO, sino peor de lo jamás me hubiera imaginado. ¿Dónde dejé olvidado mi libre albedrío? ¿o necesito un santero para que me haga un ritual de limpia espiritual? Porque según mis planes debería estar en este momento en Jamaica bailando y cantando reggae, y no aquí bloqueada, sin saber a dónde ir y qué hacer. Estoy estancada no solo física sino emocionalmente. Pero ¿cuánto tiempo más de luto psicológico necesito para salir de esto? ¿qué espero? ¿un milagro o cambiarme de religión?… Tengo que irme tarde o temprano. Tengo que enfrentar lo que venga de todas formas, sin controlar lo que me traiga el viento… porque hasta ahora solo estoy posponiendo mi cita con el destino, ¿o con el diablo?… Dicen que esperar da tiempo al diablo. Tengo que ser más rápida que él esta vez, entonces…

-¡vámonos! -respondo al fin a Leti, apagando la música y tirando mi helado a un tacho de basura-. Tenemos que empacar.

 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

davinia6492
Author: davinia6492

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Se siente como que falta algo entre el diálogo que estabas teniendo y cuando inicias con la voz interior. Ese monólogo muy bien escrito. No olvides corregir.

Deja una respuesta

cinco × 5 =