RETO #7 LA DULCE MIEL DE LO PROHIBIDO

Me encontraba parada justo frente a la tentación, quería hacerlo, pero sabía que no era correcto, todo pintaba como si pasaría, hice algunos esfuerzos por huir, cuando de pronto, me mire otra vez atrapada en los brazos de aquella persona que imaginé desnuda en mi mente, nadie llegó para interrumpirnos, mi ángel de la guarda no se hizo visible en ese momento para apartarme de él, mi voluntad estaba totalmente debilitada y la lucha que pensé que había ganado, se veía totalmente perdida en ese momento y todo por un desacierto… la verdad es que estaba disfrutando de  la dulce miel de lo prohibido,  pero al mismo tiempo me sentía como dando golpes en el aire en una lucha sin fin, de la cual quería escapar, estaba totalmente dividida deslizando mis dedos en la puerta de mi corazón, decidiendo si abrirla para que la lujuria entrara y cenara conmigo o dejarla afuera para que muriera de frío.

 Ahora él se ha ido…y me pregunto ¿porque llegué hasta ese punto? Lo cierto, es que debo expresarle como me siento, debo ponerle un fin a todo esto, el no aporta algo positivo a mi vida y si predico que vivo en castidad, debo luchar por vivirla de verdad, no quedarme solo en las palabras… pero que fácil es decirlo, el detalle está en cumplirlo. Y pienso, allí está el mérito, todo lo bueno cuesta y aunque me duela voy a luchar, aunque la próxima vez que lo vea sus ojos color a miel me vayan a derretir una vez más. ¡Me lo prometo lucharé hasta el final!

 

5

Esta entrada tiene 5 comentarios

  1. romina

    Muy bien. Hay algunos errores en puntuación, pero eso es algo ortográfico. El reto, muy bien.

Deja una respuesta

20 − 14 =