Reto 7: Halloween

Estábamos las 6 sentadas en el Café Delicias, a eso de las 4:00 pm, el sol había bajado pintando de naranja el celaje, fuimos a la mesa redonda de vidrio en el balcón, el piso de tablitas de madera relucientes oliendo a limpio, las bombillas que cubrían el techo como si fuesen estrellas, el olor a café fresco y pancito recién hecho.

Me senté de espaldas a la calle, sentía más acogedor el lugar sin mirar los autos pasar, cada una de nosotras ordeno un capuchino menos Karla con su batido de fresa, un croissant, un sándwich, yo un pie de limón, todo en platitos de porcelana blanca, delicioso, un gusto al paladar el ácido del limón combinado con el dulce, mi postre preferido.

Cuando iba por la mitad de mi bebida, empezó el tema, Halloween, y la fiesta a la que querían ir, una discoteca grande, un salón de baile enorme, la mejor de la provincia, los disfraces que llevarían, donde comprarían las pelucas, el maquillaje, mis amigas sumidas no dejaban de parlotear, sonreír emocionadas, mientras yo no decía nada, observaba el interior de la cafetería, la estantería con el resto de la repostería, la cajera mientras atendía un cliente para llevar, el mesero caminando de un lado a otro con la charola en lo alto, delgado con su traje blanco, chaleco negro, pantalones a juego, zapatillas resplandecientes, la brisa fresca de verano movía mis cabellos frente a mi rostro, me picaban los ojos con las puntitas, la conversación se hacía sorda, mi cuerpo estaba en esa silla pero mi mente divagaba, yo no celebro Halloween, recordaba las 2 charlas en la juvenil de la iglesia, los motivos ocultos detrás de esa celebración, y de donde procedía, pero era un asunto que mis amigas considerarían religioso, las conozco desde el colegio hace ya más de 10 años, sé cómo acabaría mencionar esto.

Para mí no era un tema de religión, tenía sentido, por otra parte ir a una fiesta de disfraces como ellas lo planteaban hacía parecer inocente esa noche, pero recordaba que lo que vemos simple oculta cosas que van más allá, yo no quería ir y al a vez si, respetaba la decisión de que mis amigas fueran, todos creemos en cosas diferentes, pero ¿cómo les explicaría mis motivos?, empezarían hacer miles de preguntas, podrían enojarse diciendo que solo eran estupideces mías, no creo que alguna pudiese entender, no quería llevar esto a una discusión, las personas son sensibles con sus creencias, pocas pueden charlar de distintas opiniones sin terminar enojadas, en su mayoría quieren que la otra parte termine convenciéndose de lo que ellas opinan y el respeto se pierde, yo no tenía ese problema, pero sé que un par de ellas sí, ya nos había pasado antes, culminaron enfadadas por unas semanas.

Puedo decirles que tengo algo planeado para ese día, que no estoy segura de poder ir, al último momento diré que estaré ocupada, pero eso sería mentir, y esta tan mal como ir a celebrar Halloween, ¿cómo puedo salir huyendo? Me causaba algo de gracia solo imaginarme levantarme de la silla, decir chao nos vemos, y salir corriendo despavorida como una loca, pensarían que perdí un tornillo o que algo grave pasó.

Me quede observándolas hablando de los preparativos, Susana me pregunto si podría prestarle mi peluca rosada, me gustan los cosplay así que tengo varías, también tengo partes de trajes que podrían servir de algo, de momento la emoción no les había permitido detallar que yo era la única que no estaba diciendo que me iba a poner.

Pasada quizá una hora, habiendo terminado los postres, el tema se detuvo, y llamaron al mesero para ordenar algo más, yo había comido suficiente dulce, en lo que el joven volteo, una de ellas me pregunto, que si iba a ir a la fiesta, suspire hondo, todas me observaban, otra de ellas agrego “tienes que ir, no puede decir que no” y solté la respuesta sin darle más vueltas, yo no celebro Halloween.

Tal como lo pensé iniciaron las preguntas.

No les di muchas explicaciones, mi respuesta fue corta, sería, de pocos amigos, era un tema que no estaba en discusión, del que no entraría en detalles, es sencillo no celebro Halloween por motivos personales, religiosos como ustedes quieran llamarlo, así que no voy a ir, pero ustedes vayan y disfrútenlo, ellas continuaron insistiendo, y yo solo les respondí, aunque les explique no van a entenderlo, o sea para mí no es una fiesta en la que te vistes de bruja y ya, para mi tiene una historia oculta detrás de eso, pero reitero no vamos a disputar la cuestión, si ustedes quieren ir es cosa de ustedes, y si ocupan que les preste algo pues bien.

Fue un poco difícil no alargar el tema, pero entrar en debate no me apetecía.

royleni.vs
Author: royleni.vs

0

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. romina

    La voz interior está bien planteada, lo que no funciona es la escena escogida para ser anécdota. Hoy hablamos de ello en el vivo.

    1. royleni.vs

      Si lo noté en el vivo, este reto se me hizo un poco difícil no encontraba la manera de explicar bien la situación.

Deja una respuesta

4 + 14 =