Reto 7 | Enfoque

Me encontraba sentada ante tres personas de apariencia opulenta y severa, en el décimo piso de un edificio totalmente de vidrio. Y así cómo podía observar el panorama de la ciudad a través de los vidrios, así sentía que aquellas tres personas podía ver mi evidente desconcierto ante la propuesta de trabajo que me hicieron. Pero, no se trataba de un contrato malo. Al contrario, ¿Quién no desea una propuesta de trabajo sin fecha de caducidad, con incentivos, sueldo excelente, gimnasio gratis?  ¿Quién no desearía un contrato de trabajo que te resuelva la vida?

Por un lado, estaba la parte racional de la situación, la propuesta era excelente sin lugar a dudas. Sin embargo, algo dentro de mí me hacía titubiar, no era lo que yo quería, el futuro me estaba ofreciendo el regresar a estar sumergida de papeles dentro de una oficina llena de estrés, el objetivo de la empresa era la implementación de un nuevo producto que reemplaze el plástico, no estaba mal, pero no era suficiente para mí, yo quería algo que me llene,  que aunque sea un trabajo agotador me haga feliz, dónde el fin sea el bienestar humano no el lucro. No importaba si la empresa era maravillosa con más de siete décadas de existencia. Yo quería entrar en contacto directo con las personas, que mi trabajo les ayude a mejorar su estilo de vida. Me estaba preparando para eso, noches insomnes a estudiar, a investigar, a simular proyectos, todos mis anhelos se irian por la borda. Porque soy consciente que una vez que entro en una zona cónfort dificilmente salgo de allí, si aceptaba ese trabajo me iba a sentir muy cómoda, después frustada, y por último perdería sólo tiempo. Y eso no podía permitirlo. Así que ante la incredulidad de los señores con traje y corbata decline amablamente la oferta de trabajo.

Tuve que sacar fuerzas de dónde no las tenía, la tentación por la comodidad era muy grande. Ese día comprendí que quien tiene grandes sueños debe estar dispuesto a enfrentar grandes retos, mantenerse firme ante cualquier tipo de tentación que quiera disuadirnos de nuestras metas. Escogí seguir mis ideales aunque me cuesten, aunque quizás no me den estabilidad, pero al menos seré feliz, hoy en día aunque no tenga un trabajo con todo el tipo de beneficios que me ofrecía el ottro, aunque sean contratos breves, me encuentro en un periodo de formación profesional que me está llenando de experiencia mucho más que de dinero, puede ser complicado, pero nada en esta vida es fácil.

karennia2
Author: karennia2

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Bien el uso de la voz interna. Sobre la anécdota hemos hablado en el vivo de sus características.

Deja una respuesta

uno + 13 =