Reto 7: El día anhelado

Ese día llegaste con tus maletas, me sorprendí al ver como toda una vida puede depositarse en algo tan pequeño. No sé si era lo que yo quería y creo que tú tampoco lo sabías. Ambos habíamos encontrado un refugio para sobrellevar esos días de soledad y yo me sentí segura.

Sé que soy una gran mujer, una buena mamá que se levanta a diario antes de que se asome el alba para caminar por la vida. Siempre doy gracias por lo bendecida que soy, he logrado estudiar, tengo un pequeño círculo de amigos que me reconfortan cada vez que lo necesito y hasta tengo una perrita, ¿Qué más podría pedir?; sin embargo, nunca estamos conformes siempre queremos más y yo te quería en mi vida.

Te sentaste en el sillón café junto a la ventana, estallaste en llanto sin encontrar consuelo como un niño llora al buscar a su madre en rostros ajenos sin encontrarla. Eso me rompió. Por la noche me dominó el insomnio, ya no me sentía segura. Te contemple mientras dormías y el miedo se apodero de mi ser, aunque lo hubiese dado todo nunca iba a ser suficiente.

Por la mañana te levantaste a preparar el desayuno, quisiste mimarme,  compensar ese sin sabor que dejaste, el sentimiento de culpa te envolvió. Pero ya era tarde.

Desperté triste, el día tan anhelado había llegado pero no era feliz, me sentí utilizada, me enrede en un mundo de mentiras y quise salvarte anteponiéndote a todo.

Finalmente todo tenía sentido, tu constante irritación y la forma de premiarme durante las ausencias; yo no quería eso para mí y es que ¿quién quiere ser la duda de alguien?. Me levante con el corazón roto, roge para que te fueras, elegí soltarte.

adricha_0501
Author: adricha_0501

0

Deja una respuesta

veinte − 14 =