RETO #7 ATRIBUTOS REALES – LA CARTA

Me quedo mirando cada gota que baja por mi brazo, es increíble como todo tiene su tiempo, hasta la estancia del agua en la piel, recuerdo muy bien aquel día en que tu tiempo de marcharte había llegado.
Cuando desperté y corrí a refugiarme en un mensaje tuyo. Ya no estabas.
Sólo me puse a escribirte una carta con lágrimas en los ojos, te dije porqué callé las veces  en que me decías… ¿Que hay entre nosotros? Y respondía; sólo vive el presente.
O cuando decías quererme. Mi respuesta era; No te creo.
Pasaron 2 meses desde ese entonces, y hoy estoy pensando en mandarte el texto que te escribí; no quiero una repuesta tuya, pero sí quiero que sepas las repuestas que mi corazón calló en aquellos momentos.
Estoy decidida. Salgo de la ducha, me envuelvo en mi bata y voy a mi laptop, busco el documento; me quedo mirando el título de mi texto… ¿Si me lo quedo como una manera de sellarte? Talvez ya no te interese saber de mí. No me escribiste ni una vez desde que nos distanciamos. Es más cuando te vi en persona no recibí ni una mirada tuya, pasaste delante mío como un desconocido. Creo que ya no tiene caso intentar explicar sentimientos. Además me comentaron tus amigos que estas en una nueva etapa y eres feliz…¿Que tan feliz serás? Porque habías arriesgado muchas cosas por mi en tan poquito tiempo y realmente era sincero porque… ¿quien se arriesgaría a perder amistades y familiares muy cercanos por alguien? Aunque talvez sólo fue cuestión del momento, talvez tus emociones estaban a flor de piel en ese entonces.
¿Si te envío y me rechazas o te ríes al leerlo? definitivamente eso sería un golpe bajo para mí porque todo este tiempo te pienso, todas las noches antes de acostarme y aveces te asomas en mis sueños.
¿Y si aún esperas algo de mí? Porque yo no había hecho nada por ti, no había arriesgado ni un poquito.
Sería egoísta si ahora intento reavivar esa llama. O talvez sería lo justo; porque nunca supiste cuán feliz me hacías y cuánto te creía.
¿Será que debo respetar tu presente? ¿Y dejar todo como quedó?
Pero yo aún ansío los días felices, las sonrisas espontáneas que soltaba mi rostro, tus palabras de cuán perfecto me quedaban los rulos húmedos. Eras diferente a todos los chicos que había conocido. Sólo me veías y sonreías, no dudaste en gritar a todo el mundo que eras dichoso de tenerme en tu vida. Decías que la química conmigo era mágica y te fascinaba mi perfume.
Contigo no tuve que preocuparme de mi físico al salir en pijama cuando solías venir a mi casa.
Y ni hablar de las desveladas hablando por teléfono, el sueño estaba de vacaciones por París y Roma.
Buscabas todo el tiempo posible para pasar conmigo y lo que más me atraía era la forma de tu sonrisa.
Todas las dudas y respuestas confusas se asoman a mi mente como una tormenta dispuesto a barrer y azotar todo.
Ya no puedo más esto es muy difícil. Actuaré lo más humanamente que pueda y dejaré mis sentimientos a un lado y ver que es lo correcto. Te quiero sí y demasiado. Pero debo aceptar que perdí y te dejé ir. Nunca acepté la idea de interrumpir la felicidad de alguien. No quiero entrar a tu vida como una ladrona, quiero que disfrutes de tu presente, me quedaré en tu pasado y esta carta será sólo un recuerdo de momentos inolvidables.

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    En el vivo de hoy desarrollamos bien el tema de la anécdota.

Deja una respuesta

dos × 4 =