Reto 7: ALGO NUEVO

Por lo general suelo ser una persona tímida, un poco aniñada, debo admitir que siempre fui la hija engreída por ser la menor, mis padres siempre me rodearon de todo tipo de atenciones y afectos, esto hizo que sea apegada a ellos, como consecuencia una señorita de casa, sin amistades y cuando alguien me invitaba a salir o algo así siempre me negaba, ya que en casa me sentía feliz en mi entorno y no tenía necesidad de interactuar con otras personas, de hecho aún y estando en el trabajo, con los colegas solo era amable mas no daba opción a entablar amistades, sé que es un poco extremista, pero cumplía con mi horario de trabajo y de frente a casa, era mi modo de ser.

Pero en la oficina, un día, mi gerente me llamo para indicarme que me añadirían cartera de una compañera que había renunciado, no me quedaba de otra que aceptar, el problema era que ella tenía mucha mora en zona rural, yo en el fondo estaba molesta, ya que no me gusta atender lados alejados y aparte me perjudicaría en mis comisiones; esos días iba furiosa al trabajo, pero no contaba de que debido a la mora mi gerente me enviaría de forma diaria a esos lugares lejanos con un compañero de recuperaciones en tramo cero (clientes con retrasos antes de pasarse al área legal), sin quererlo por la distancia que íbamos en moto, empezamos a conversar quizá más seguido, interactuar un poco y así sin darme cuenta se fue ganando mi confianza.

Por primera vez tuve una sensación extraña la cual no conocía, me sentía nerviosa estando cerca de él y mis mejillas me sonrojaban cuando me miraba a los ojos, algo dentro de mi estaba cambiando y quizá ni cuenta me daba, no sé cómo paso pero él me empezó a agradar, al mismo tiempo tuve miedo, entonces decidí alejarme, en el trabajo trataba de ir por mi lado a hacer la gestión de mora, deje de responder sus llamadas, quizá si fue una actitud inmadura de mi parte pero tenía miedo de quererlo o que la situación llegue a mayores y yo no estaba preparada para algo así.

Hasta que una tarde él me detuvo a una cuadra de mi casa, me pregunto qué es lo que pasaba, por que actuaba de ese modo, no supe que decir, de nuevo sentí ese calor en mi rostro que hacía que me ponga roja por enésima vez, mi piel estaba erizada, una corriente eléctrica recorría todo mi ser, sentí que se detuvo el mundo, perdí la noción del tiempo, solo atinaba a mirarlo a los ojos, sin darme cuenta que él me estaba declarando su amor hacia mí, pero no lograba entenderlo bien ya que mi mente estaba algo volada, dentro de mi pensaba que hacer, como actuar y si digamos me basaba o algo, como responderle si nunca me había besado con alguien más y si lo mejor era alejarlo y echarme a correr, qué pensaría él de mí, como lo vería al día siguiente en la oficina, pero ya era muy tarde, cuando volví en mí, lo sentí demasiado cerca y solo atine a separarme de él, decirle que me siento confundida, salí corriendo, quiso detenerme pero como faltaba una cuadra para llegar a mi casa, logre entrar rápido sin darle opción a una explicación.

Esa noche no pude dormir, entonces fui al cuarto de mi madre a conversar y contarle de mis miedos, además de pedirle permiso para poder tratarlo, ella me miro un poco sonriente me dijo que era normal que me guste alguien, que lo conozca más, que ya tenía edad para enamorarme incluso que me había tardado mucho que ya voy para los 23 años y que confíe más en mí, que por más que ellos me adoren, no serán eternos y que yo necesito conocer a más personas, buscar a futuro tener pareja o iniciar algo estable, pero que evalué bien ya que no todos en este mundo son buenos y también hay personas mal intencionadas, agradecí sus palabras y me fui a mi cuarto, estaba confundida, no sé cómo, pero me quede dormida. 

Al día siguiente, tenía vergüenza de ir a agencia, como mirarlo, si el día anterior adopte una actitud tan infantil, por primera vez, me enfrente conmigo misma y siento que vencí a la niña ya que me di el valor de ir a su oficina a hablar con él, decirle de frente como es mi modo de ser y que si quería algo conmigo que me tenga paciencia, porque apenas y estaba tratando de entenderme y no sentía que tenía la madurez para iniciar algo que era nuevo para mí, confesé que nunca había tenido enamorado ni nada, él me miro tan tierno e indico que poco a poco me demostraría que podemos ser una buena pareja y así vencí uno de mis mayores miedos, quizá descubrí algo nuevo que me aterraba pero que por otro lado me daba felicidad en partes.

Monilbp1
Author: Monilbp1

0

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

1 × 3 =