Reto 6 UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA VIVIR

Rubén  Méndez 

Hola Rubén te sigo escribiendo y esta vez para contarte algo hermoso que me ayudo a levantarme de mi pasado tal vez si algún día voz quieras buscarlo has lo el siempre esta con nosotros y nos cuida porque somos sus hijos. Esto que te contare no fue inventado, fue real. 

Cuando tenia 8 años un moustro “un hombre” abuso de mi, lo llame así porque se convirtió en el malo de mis cuentos de hadas. Mi familia nunca lo supo, para mi madre yo no era la hija favorita solo recibía despreció y maltratos.

Mis mañana y tardes eran de sonrisas fingidas y en las noches lloraba y lloraba hasta que lograba dormir, aunque no dormía mucho porque tenia pesadillas y miedo, pasaron algunos años y mi relación con mi madre cada día eran peores intente muchas veces en contárselo pero ella encontraba las palabras perfectas para herirme más, eso lograba que yo callara por miedo a que no me creyera aunque era lógico mi comportamiento había cambiado entonces hubiera dicho que yo solo mentía para llamar su atención. Deje que la tristeza llegara a mi alejándome de todos y vivir en mi propia soledad.

Cuando tenia 19 años comencé a salir de ese infierno ¿cómo? Pues un Ángel de dios me busco, no te asuste y tampoco te sorprendas es la verdad. 

Muchas veces atente con mi vida, pero siempre fallaba me enojaba tanto de pensar que ni la muerte me quería. En mi último intento todo cambió, desde ese día aprecio la vida que tengo ahora. 

Aquella tarde una vos escuché. En ese momento me asusté pensé que estaba loca que por el llanto en el que estaba había provocado ese alucinación aun así mire por todo los lado y no había nadie. Volví a tomar el cuchillo y mientras lo iba a traspasar por mis venas, volvió hablarme, pero esa vez fue tan cerca  de mi. ¡NO LO HAGAS!. Me quedé quieta pestañaba muy rápido volví a ver por todos lados y no había nadie hasta que alguien entro en mi cuerpo y me hizo recordar todas las cosas buenas que había echo, elimino todo lo malo que me había sucedido y solo me enseño el mundo que estaba perdiendo mientras me hacia daño.

Y es que resulta que estaba cegada, el solo saco esa venda que por miedo no veía, las cosas hermosa que me rodeaban y a todo esto resulta que yo era una buena persona. Nunca le desee el mal a mi agresor, en las discusión dejaba que mi madre ganara, estaba alejando a las personas que realmemte me aman de verdad y que solo yo les iba a causar un daño con mi muerte. 

Al día siguiente comencé una nueva vida. Busque ayuda psicológica al principio tenia mucha vergüenza y miedo de contarlo, pero como son expertos tuvo la capacidad de llega a mi y logro que me desahogara. 

Poco a poco acepte que yo no tenía culpa era una niña que estaba sola y nunca  hice nada para provocarlo, mientras yo sufría el vivía sin culpa entonces comencé a valorarme, amarme con mis cicatrice, y que el desprecio de mi madre podría ser llenado con amor de otras personas que si me amaban. Así fui destruyendo al moustro que vivía en mi porque la verdad yo quería vivir.

La nueva vida que Dios me estaba dando era una segunda oportunidad para comenzar de nuevo, porque se que aquel ángel que entro en mi fue enviado por él, mi fe aumentó y desde ahí hasta ahora todos los días le pido fuerza para continuar bien. Y si que me las da. 

 

También fui descubriendo mis dones, mis habilidades que no quería ver antes, ingrese a una academia de baile y para que soy buena hasta el día de hoy sigo yendo, en mis tiempo libres dibujo o escribo, me volví social con la gente, sonrió como si nunca hubiera llorado encontré una paz conmigo misma, me enamore y aunque me fallaron le doy las gracias porque descubrí que el miedo de tener alguien a mi lado seria horrible, pero no me ayudo a levantarme mas, hago deporte es como una forma de liberar a los recuerdos cuando quieren volver a mí, disfruto del mar cuando tengo una discusión o quiero inspiración y en fin hago toda las cosas que me nacen porque así soy feliz ah y cuando veo a mi agresor le sonrió porque se que existe la justicia divina. 

Y todo esto me sirve para ayudar a las personas que estén o allá pasando por lo mismo ser ese hombro que ellas necesitan, para que aprendan a quitarse las vendas y comiencen a ver el mundo de otra manera con todas las cicatrice que tengamos en nuestros cuerpos porque si yo pude las demás también pueden. 

Le tengo una inmensa gratitud a Dios porque sin el no hubiera salido de aquel hueco o infierno en el que me encontraba. Y ahora puedo decir que soy amada por el mejor creador. 

                                         Alexandra Tomala.

 

tualexa
Author: tualexa

0

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Que maravilloso que hayas podido salir adelante, después de lo que te pasó, sigue adelante.

  2. ALEXANDRA TOMALA

    Asi es no fue un proceso fácil, pero me siento bien ahora 😌😌🙏. Muchas gracias asi sera continuaré.

  3. romina

    Atrapaste la inspiración. Ahora falta el trabajo de taller. Lectura, corregir, ver que las palabras estén completas, y solo dejar aquello que sea necesario para el escrito.

  4. Ruben Mendez

    Yo tampoco era el favorito, y no, no quería serlo; y no creo que eran maltratos, yo pienso que tu madre quería lo mejor para ti. Me cautivaste con tu historia, conectas, y cuando ni la muerte te quería; es por que esa decisión no esta en nosotros, pero en Dios. Me da gusto saber que ahora puedes ver la luz, y que puedas ser de ayuda para otras personas que vivieron experiencias similares y sí, si hay una ley divina que todo lo puede. Gracias por compartir.
    !Saludos!

    Ruben Mendez

Deja una respuesta

2 × cinco =