Reto 6: Pasado Significativo

Hola Dulce Garza

Hoy te contaré un pasaje de mi vida que es muy difícil, transcurre cuando iba en la secundaria cuando me tocó estar en un grupo muy horrible, (te juro que no exagero cuando digo eso) dónde me hicieron Bullying en tiempos cuando todavía no era reconocido como tal y todo por ser diferente a mis compañeras de grupo.

Yo en esos tiempos era muy diferente, ellas ya se empezaban a fijar en los niños, ya se maquillan, se fijaban en la ropa que se ponían y yo en cambio tenía otros intereses, jugar basquetball, mi música y programas favoritos o el libro que estaba leyendo en ese momento, un día una de mis compañeras me preguntó si me gustaba alguien del salón, yo le dije que del salón no pero si me gustaba uno de los personajes del libro que estaba leyendo, ella pensó que me estaba burlando y me dijo algo que me marco muchísimo “solo quieres quedar bien y no pasar por rara, estúpida ¡Marimacha!”, Marimacha una palabra que los 3 años de secundaria me iba a acompañar.

Al principio no me importaba mucho y hasta los ignoraba, pero un día paso algo que hizo que la situación empeorará, todo el grupo me hizo la ley del hielo, (todo el grupo dejo de hablarme) podrás decir, ya no te hablaban problema resuelto, pero no todo lo contrario, ahora el bullying era físico, empezaron a hacerme cosas como esconderme mi lonchera para después encontrarla toda escupida en el bote de la basura o si pedían algo de tarea, me lo quitaban de la mochila y lo entregaban como suyo, por decir algunas cosas que me hacían y dirás, ¿Los maestros y las monjas dónde estaban? (Iba en escuela de monjas) pues nunca hicieron nada y se hicieron de la vista gorda y ni porque mi mamá que trabajaba en la escuela me defendía hablando con las monjas y sus compañeros de trabajo.

Aprendí a estar sola y a pasar los recreos entre libros, mis compañeros de recreo eran Harry, Ron, Hermione y los demás personajes de la saga, (era la época en la que leía Harry Potter) pero cuando a mi mamá le tocaba dar clases me pasaba el recreo en su salón y cuando tocaba hacer un trabajo en equipo pedía hacerlo sola, era muy humillante cuando tenía que elegir equipo y nadie quería trabajar conmigo.

Inventaron muchas cosas sobre mi, que era niño, que tenía alguna enfermedad rara que se contagiaba y por eso era así, que sacaba buenas calificaciones porque les daba lastima de mi mamá que trabajaba ahí, todo esto al principio fue fácil de llevar, pero con el tiempo la situación me fue afectando, me sentía triste, abandonada, muchas veces le pedí a mi mamá que me cambiara de escuela y me explico que no podía porque no quería perder mi beca, que le daban por trabajar en la escuela y las cosas siguieron así por los 3 años de secundaria y yo me ponía cada vez más mal, hasta el punto de tener miedo.

Algo que me di cuenta es que hasta el día de hoy soy alguien valiente y que a pesar de tener miedo nunca deje de ir a la escuela y todos los días me enfrente y le di la cara a mi grupo, pero le veo el lado positivo, aprendí lo que es la soledad y el ser independiente ya que prefería no entregar una tarea a tenerle que pedir a alguien un favor y eso me hizo ser más analítica a la hora de confiar en los demás, pero debo decirte que está historia no tiene el final feliz que uno espera pero si lo buscas puedes ver la luz hasta en lo más horrible de la vida.

Porque algo que agradezco de todo esto es que descubrí que mi pasión son la lectura y la escritura ya que aunque ya leía antes, aquí descubrí que leer no solo es descubrir una historia, lo hice mi refugio un lugar al cual escapar de todo lo que me pasaba, soñar, vivir aventuras y poder vivir otra vida que me hacía olvidar mis problemas.

Pero como dicen hay un momento en que te artas y las cosas te colman la paciencia ya que un día me arme de valor y me enfrente a la líder de mi grupo, ella controlaba a todos, un día llegue después del recreo y estaba sentada en mi lugar y decía cosas horribles de mi y algunos de mis compañeros que la escuchaban se reían de mí, que me enojo y cuando ella se iba a su lugar le toque el hombro, volteo y le di un puñetazo en la cara, me cacheteo y empezamos a pelear y el maestro de la clase nos mandó a la dirección y ahí no me preocupe en decir todo lo que sentía, no paso nada pero me dió pauta para seguirme defendiendo.

Ahora yo era la que no quería hablar con nadie y si alguien me hablaba o se me acercaba le gritaba o lo corría y si me hacían algo les pegaba, no fue la mejor opción pero así me dejaron en paz, lastima que eso fue un mes antes de graduarnos de secundaria, pero más vale tarde que nunca y obviamente ahora no tengo contacto con ninguno de ellos aunque me dejen mensaje en Facebook, algo que también aprendí es a distinguir a la gente buena de la mala porque la gente no cambia así como así, tiene que pasar por algo que la haga reflexionar y la haga ser mejor.

Saludos

Lore =)

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

lorelupin0307
Author: lorelupin0307

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Luego que atrapas la idea, toca ordenarla, leer lo que escribes, cuidar las repeticiones y solo dejar aquello que es necesario para el texto.

Deja una respuesta

19 − 4 =