Reto # 6 Paciencia

Darte un saludo enjundioso, a los que estoy acostumbrada, seria de arpías.  Pero esta tarde estoy alterada y a punto de cruzar la frontera con la furia. Ayer, estaba completamente entusiasta con el integrar a mi padre. Y ahora estoy simplemente conmocionada, por que hace que me arda la misma vieja herida, al entrar en contacto con su toxica, mezquina, y egoísta personalidad.  Que me obliga  a  redimensionar lo que quiero terminar de ser, ahora que tengo veinticuatro años. Porque él sigue siendo lo más parecido a un viejo, barrigón, avaro, miserable, indiferente y  tonto rey, al que sus súbditos le rinden respeto y admiración. O como me gusta decírselo: “Candil de la calle, oscuridad en la casa”. Espérame un segundo. La mano me tiembla y la vista se me nubla. Pero entiéndeme, más que dolor, ¡siento furia e impotencia! Y solo quiero justicia divina. Siempre he tenido una sensación, la cual no puedo alimentar, porque no quiero odiarlo, es mi padre.  Sin embargo, es una insensata legua viperina, que cree que todos le debemos obedecer y ponerle el mundo entero a su alcance y con una enorme sonrisa. Lleva solamente cuarenta y ocho horas, y ya lo quiero lanzar por la ventana. Sé que dirás que debo cooperar, pero no. Ahora tengo la cabeza tan hirviente, al igual que el día que nos echó a la calle, sin dinero y tuvimos que implorar piedad hasta que se firmara el divorcio. Compréndeme, tengo una injusticia y rabia acumulada, que ya había pacificado.

 Pero nada es para siempre. Judith, debo admitir algo; al ver que todas las cosas que demanda y  que se apodera,  me hace sentir victoriosa el saber que muchas de aquellas, las he cubierto  con mi propio dinero; servicios, comida e incluyo la cama en la que duerme. Tranquila, cuando la compré, lo hice con la infantil ilusión de que durmiera cómodo. No pretendo que me mires como una ególatra. Porque no es mi intensión; Nos enseñó  de  la  peor manera, que al no estar él,  debíamos salir adelante. Cosa que hemos hecho en diez largos y duros años. Y se lo hemos demostrado y como medida de apaciguamiento, restregado. Porque podemos ser felices con él. Pero mucho más sin él.  Aprendimos que debemos ser personas con coraje y fuerza.  Tú sabes que soy impulsiva y de vez en cuando llevo la espada desenvainada. Pero me obligó a ser tolerante y paciente, porque el mundo está repleto de gente de ese tipo. Que han elevado las absurdas e innecesarias tradiciones, sobre las inminentes maneras pacificas para centrarnos en ser mejores.

Ya estoy respirando con más calma y ya no estoy apretando los dientes.  Disculpa, casi me enciendo como una antorcha. Pero escribir, y a ti en especial, que sabes escucharme y has llegado a ser mi mano izquierda,  son lo único que no me puede quitar.  Una vez más, gracias por estar aquí.

Te quiero, Andy.

 

 

andyliz36
Author: andyliz36

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Tu texto es difícil, porque esta bien escrito, pero no responde al reto. mira el vivo de hoy.

Deja una respuesta

trece + 1 =