Reto #6: Otra perspectiva

Estimada karennia2, me da gusto saludarte, espero que te encuentres bien. Quiero describirte un episodio de mi pasado que me dolió mucho en su momento, quiero que sientas un poco lo que viví en aquel entonces.

No sé si has vivido un episodio similar, pero la infidelidad es un tema que, aunque en ocasiones parezca invisible, lastima mucho a una familia. Siento como si estuviera en ese mismo momento.

Me encontraba en la habitación de mis padres, era un niño, recuerdo los primeros rayos de sol asomarse por la ventana y la sensación tibia en mi cuerpo. Estaba por incorporarme de la cama cuando escuché a mi padre hablar con otra persona en un tono muy “extraño”, algo que consideraba exclusivo de mi madre, inmediatamente me di cuenta que estaba solo en la habitación con él. Me empecé a sentir incómodo y buscaba la manera de salir de ahí, pero mi padre pensaba que yo seguía dormido, pues me encontraba a espaldas de él y mis movimientos eran muy leves. Quería seguir escuchando, me costaba creer las palabras que salía de su boca, me confundían, pensaba que todo era un sueño.

Mi padre charlaba con otra mujer por el móvil y le decía muchas cosas que jamás creí escuchar de su persona, él, quien me traía sorpresas de vez en cuando, quien me sacaba una sonrisa sincera con algún gesto, el que me llevaba a lugares memorables. Me sentí traicionado, percibía en mi interior odio y tristeza al mismo tiempo.

Cuando escuché que mi padre le dijo a la otra persona que la extrañaba y que la amaba sentí como una daga penetrar en mi interior, fue un momento de profundo dolor, él nos había engañado, le ocultó a mi madre su relación con otra mujer y lo peor era que seguía mostrándose como si nada estuviera pasando, eso me causo más desprecio e impotencia. Pero decidí callar, no creí conveniente ni necesario acusarlo, era más intensa la decepción que yacía en mi interior

Tal como era de esperar, fue cuestión de tiempo para que la relación entre mis padres se deteriorara y yo, pues era el más corto de edad y me costó asimilar mucho esa ruptura, crecí temeroso y con un agudo sentimiento de melancolía interna, algo que sostuve por muchos años.

Afortunadamente, tengo una madre maravillosa que siempre me ha apoyado y como vi que ella se mantuvo fuerte incluso después de la separación, decidí no entregarme al sufrimiento y seguir su ejemplo. Creo que cuando tienes poca edad cuesta mucho entender que tus padres se “dividan”, más en plena infancia. Y es un episodio que en definitiva me marcó, pero me hizo crecer sabes, puedes vivir bien sin uno de los miembros de tu familia, siempre que exista apoyo y confianza entre los restantes.

Viví el final de mi adolescencia al lado de mi madre y mis hermanos y aunque el aporte económico que daba mi padre significó un vacío tremendo, pudimos afrontar las crisis y levantarnos.

Hoy doy gracias por ese episodio porque me enseñó a perdonar, no juzgo a mi padre, creo que esas decisiones no son sencillas de tomar y le deseo el bien donde quiera que haya forjado su camino.

También aprendí que la familia es primero y es necesario apoyarse entre todos para salir adelante, el amor y la unión nunca deben faltar en una mesa.

Un cordial saludo, estimada.

fabmana
Author: fabmana

1

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Tienes el tema, falta lectura de corrección.

Deja una respuesta

quince − once =