Reto 6/Gracias por conocer mi pasado

Abrirle mi corazón a alguien más sería complicado pero abrirlo para ti no, porque eres especial y aprecio que estes leyendo esta parte de la historia de mi vida. Gracias a Dios me dio una buena memoria, me ayudó a continuar mis estudios pues mi padre en su perspectiva no me ayudaba económicamente con mis estudios. Para un niño como yo, que me interesaba salir adelante, el contar con él desde pequeño fue algo muy triste.

 

Pero esta situación hizo que me diera cuenta que tenía que echarle más ganas o no podría salir adelante.Al terminar la secundaria y hacer mi examen de admisión para el bachillerato, ya sabía que si no lograba ingresar a alguna institución pública, significaría dejar de estudiar. Aunque he sido sobresaliente en mis calificaciones he de confesar que tenía el temor de no lograrlo.

Me propuse ingresar a alguna institución de la UNAM, ya que la cuota es muy baja y para personas de escasos recursos como mi familia era la mejor opción. Aunque en mi familia hubo violencia intrafamiliar por parte de mi padre, yo tenía la convicción de poder cambiar mi destino.  Pedían en aquel entonces noventa o noventa y cinco reactivos para ingresar. Así que me enfoqué en sacar más de cien y lograr el objetivo. El día del examen, como en cada momento especial de mi vida, estaba mi madre junto a mi, fue un domingo por la mañana. 

Unos meses después salieron los resultados, tenía nervios, muchos nervios, en aquel entonces no había internet o sí lo había nosotros no lo conocíamos, así que a pararse temprano y conseguir la gaceta. Revisé los resultados y lo había logrado, ciento cuatro aciertos, me quedé en mi primera opción, la prepa 2 de la UNAM.

Tal vez para alguien más no signifique mucho pero para mi fue un logro que me ayudó a salir adelante en la vida. Mi madre estudió a nivel secundaria y mi padre sólo la primaria así que el que yo ya estuviera pisando una prepa, posteriormente la facultad, ya era mucho por decirlo de alguna manera. Trabajo desde los doce años ya que mi papá ya no me apoyó y en aquellos años mi mamá aun no se animaba a desafiar a mi papá para trabajar. Trabajé de payaso para fiestas, como crecí mucho en la adolescencia y sumado al maquillaje, pues no se notaba que estaba chico de edad. En eso trabajé cerca de cuatro años. Posteriormente me acerco a la iglesia y trabajo de sacristán los fines de semana. Sí lo sé, vas a decir que ahora entiendes mi fe tan arraigada pero esa actividad aparte de ayudarme a ganar dinero, me ayudó a platicar y conocer sacerdotes y religiosas que me regalaban su experiencia y sabiduría. No es fácil sobresalir de un entorno socioeconómico bajo y aparte agresivo, pero ahora que tengo a mi hijo le quiero dar lo que no tuve yo, y no me refiero a cosas materiales si no a lo emocional. Y por qué no, compartirle lo bonito que la vida también me dio. Aunque él no puede ver a sus papás juntos, cuando estoy a su lado platicamos mucho, tenemos mucha confianza. Logré cambiar lo negativo de mi vida personal y sacar lo positivo de lo que me ha pasado

marioenrique983
Author: marioenrique983

0

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Faltó enfocarte en el PG. EL lector debe sentir lo significativo de ese pasado, de esa herida, para entender la importancia del logro posterior.

Deja una respuesta

doce − 1 =