Reto 6 | El té

Estimada adri18bg

 

¿Cuál es la peor noticia que puedes recibir durante unas vacaciones? Pueden ser muchas, un accidente, una muerte, la ruptura de una relación. En mi caso fue la tercera opción.

Me encontraba en una plaza extrañamente colorida al sur de Londres. Disfrutaba del sol de agosto junto a un típico té inglés, esos a los cuales les agregan leche y de igual forma son deliciosos. Había mucha algarabía aquel día, familias paseando, niños jugando en la plaza, mis amigos y yo disfrutando de los últimos días de vacaciones. En aquellos tiempos, no todas las cafeterías tenían WIFI pero de repente el teléfono se conectó de forma automática a uno y recibí un mensaje de facebook, era de mi madre, me informaba muy adolorida que de mutuo acuerdo junto con mi padrastro habían decidido separarse, que lamentaba mucho el hecho de avisarme así de la nada, pero que apenas regrese debíamos mudarnos. El mundo se me hizo literalmente pedacitos. No sabía qué hacer, donde ir, el terror por el futuro se apoderó de mí en ése instante. Sabía que las cosas hace algún tiempo no estaban bien, pero tampoco para una ruptura. Me pasé llorando los últimos dos dias de vacaciones. Fue una suerte de luto sin cadáveres.

Fue el regreso a casa más triste de mi vida. El viaje era de 25 horas, ya que viajamos en auto, esa noche no logré dormir para nada, la angustia me aturdía. En los días sucesivos me tocó armarme de fuerzas, poner a prueba todas mis dotes de diplomacía para gestionar cualquier tipo de conflicto que se presentó durante la mudanza y lo posterior a ella, fueron meses intensos, tuve que empezar desde cero.

 

Volver a construir después de un terremoto sentimental no es para nada fácil, sin embargo, me considero una persona muy bendecida ya que tuve a mi lado tantas personas que me brindaron apoyo psicológico, espiritual y práctico. Dios me dió fuerzas para ir hacia delante, hizo que mi corazón se hiciera más sensible ante el dolor ajeno, ahora puedo entender a quien atraviesa un divorcio y por sobretodo valoro más la familia ya que yo un día la perdí.  Sin embargo logré superarlo con éxito, hoy puedo decir que sí se puede salir de un dolor tan grande y volver a soñar con una familia. Por sobretodo aprendí que lo más importante en estos casos es no guardar rencor, perdonar, no olvidar los buenos momentos transcurridos, mirar con gratitud al pasado e ir hacia delante con la frente en alto, no hay ni inocentes, ni culpables, sólo personas quebrantadas.

La chica que estaba sentada en aquella plaza tomando el thè hace cinco años atrás, no es para nada la misma que está escribiendo esta misiva ahora. No estoy feliz que haya sucedido, pero es el riesgo que se corre en cualquier tipo de relación. 

 

Gracias por leerme.

 

¡Un abrazo!

K

karennia2
Author: karennia2

1

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    No olvides al lector. Hablamos de ello ayer en el vivo

Deja una respuesta

diecinueve − 6 =