Reto 6, De camino a mi victoria.

Hola Mila,

Quisiera comentarte un episodio de mi vida, en esas que tu sacas fuerzas y energía para sacar adelante lo que deseas.

Estabamos por terminar la secundaria, ya tocaban las pruebas finales de la colegiatura y el examen de ingreso para la Univerdad, todos los días habían evaluaciones, pruebas de matemáticas, contabilidad, estadística y así todo lo relacionado a números y formulas. Las compañeras y Yo estabamos muy estresadas por todos los proyectos que había que realizar y todas las materia por estudiar. Fueron dos semanas de arduo trabajo, saliendo de casa todos los días y queriendo que los minutos se extendieran día a día.

Recuerdo que fue un día miercoles por  la noche, cuando le contaba a mis papás que pronto terminarían los examenes de grado y que iría a dar la evaluación para el ingreso a la universidad;   que no lo haría en Auditoría como la carrera de colegio, sino que estaba interesada en postular en Ingeniería de Sistemas. Ese momento fue intenso, solo me miraron con esos ojos de enojo, la cara tensa, en ese momento mi hermana al escucharme, salió correindo, y empezó diciendo que no era capaz de ingresar a la universidad que sería una gran pérdida de tiempo y que terminaría huyendome con el primer hombre que encontraría, que no me dedicaría a estudiar sino a andar vagando de sitio en sitio, que la Universidad era un centro de perdición de adolescentes y que al cambiar de carrera era para estar en un lugar lleno de hombres, extraño no! cuando ella también estaba estudiando. Me decepcionó totalmente, mis padres la escuchaban bastante a ella, porque era la mayor, creían en ella a ciegas, y sus palabras eran hechos. Enojados mis padres porque Yo quería otra carrera, solo me dijeron que no asistiría a la evaluación para el acceso a la Universidad, y que debería aprender lo que quisiera en un centro particular. Llena de rabia y de dolor por todo lo que habían mencionado solo fui a mi habitación, me lanze sobre mi cama y entre lágrimas y sollozos solo buscaba una forma de salir de ahí. Era conciente de que mis sueños estarían truncados y la esperanza de ingresar a la universidad se iba de mis manos.

Al día siguiente, salí muy temprano más que de costumbre a mi última evaluación en el Colegio, iba con los ojos hinchados y con las ilusiones perdidas. Ya en las instalaciones del colegio, llegaron los docentes de las Universidades a tomar las evaluaciones en sitio, suspiré y en ese momento el alma volvió a mi cuerpo… era mi oportunidad, después de aprobar el examen nadie podría contenerme, iría a estudiar, trabajaría y llegaría hasta donde Yo quisiera. Fue un examen largo, más de 3 horas para poder terminarlo, tres temas- 100 preguntas.

Fue una semana después que entregaron los resultados, estaba inquieta, nerviosa, mi profesor de Matemáticas era el encargado de entregar las prueba. LLegó al aula, y empezó a mencionar los apellidos, siendo mi apellido con “S” fui una de las últimas en llamar. Ahí estaban mis resultados – no fue un puntaje perfecto- pero había aprobado para la carrera de Ingeniería, ¡Wow! primera batalla ganada, y ahí-de frente ante lo que viniera. Ese día llegué a casa, con mis calificaciones y mi autoestima en alta. Les hablé a mis padres, sin opción a pedir permiso, era solo una conversación para contarles que había aprobado el examen para el ingreso a la Uiversidad, que pese a lo que pensarán Yo iría a la Uniersidad, que prestaría un dinero para la matrícula y que trabajaría. Que sería mi esfuerzo, mi lucha y que estaba segura que lograría sacar adelante mi carrera. Ante tantas palabras, mis padres solo escuchaban, sentían la emoción de mis palabras, la convicción que tenía y la perseverancia en seguir en lo mío. Fue una larga conversación, tanto que logré que me apoyaran, me dieron el dinero para mi matrícula con la condición de que al primer año que perdiera dejaría la Universidad, fue una larga temporada, tuve que acostumbrarme a los horarios, a estudiar más que los demás porque no tenía las bases de aquella carrera que tanto anhelaba. Sin embargo, hoy mi estimada Mila, puedo contarte que tengo mi título en mano, y gran profesión en la que trabajo día a día.

Amy SA
Author: Amy SA

Me gusta escribir, leer y escuchar música.

0

Amy SA

Me gusta escribir, leer y escuchar música.

Esta entrada tiene un comentario

  1. romina

    Un pasado significativo es una situación que marca a nuestro personaje de una manera intensa. Para que en tu texto funcioné el momento que escogiste, falta que muestres esa intensidad en el sentir del personaje.

Deja una respuesta

dieciocho + diecisiete =