Reto 6. Creer.

   Compañero Alkysirez,

   Para entender muchas cosas de quién soy ahora y lo que te conté en la carta anterior, debes conocer el momento más doloroso de mi pasado. El día que perdí a la persona que más amaba en el mundo.

   Cuando tenía cinco años, nació mi primer hermano, mi única compañía en casa, el compañero que había anhelado por mucho tiempo. Cuando tenía seis años, falleció mi primer hermano.

   Como en la mayoría de los hechos dolorosos, lo más difícil no es el evento en sí, si no lo que viene después. Y lo que vino después para mí fue el abandono. Fue que ninguno de mis padres me haya abrazado o hablado conmigo, que me enviaran a un psicólogo porque, al parecer, eso era más saludable para mí.

   Es extraño cuando hay un vacío que la gente espera que llenes, pero por más que te esfuerzas en hacerlo nunca parecer ser suficiente. Esa fue la marca que dejó en mí perder a Daniel. No sentirme suficiente, ni para mis padres, amigos, pareja. A pesar de dar todo de mí cuando he podido, pareciera no bastarles.

   Y esto con los años se intensificó más. Llegó un punto en el que sentía que podía abrazar a los que me rodeaban, pero no sentía que nadie me abrazase. Y pude haber continuado así, pero logré salir.

   No fueron una ni dos personas, fueron varias que, poco a poco, llegaron a mi vida y me convencieron con el tiempo que, tal vez, dar lo mejor de mí sea suficiente. Y eso me ayudó a dar el primer paso: creer. Siempre he pensado que cualquier cosa inicia por ahí. Cuando crees que eres más de lo que otros te hicieron creer, empiezas a crecer. Pero claro, algo de apoyo de los demás también ayuda bastante.

Omar Araujo

oaeska
Author: oaeska

2

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. alkysirez

    Te entiendo estimado Omar.

    Nunca dejes de demostrar tu cariño o tu apoyo. Eso te hace una gran persona. Más de lo que ya eres.

    Un abrazo.

  2. romina

    Muy bien. SOlo, no temas entrar más en el texto, dibujar la emoción, describir.

Deja una respuesta

13 − siete =