RETO 6: Ave fénix Para: Francis C.S.

Amigo me encuentro recostada en mi alcoba con la mirada fija al techo divagando en mis recuerdos, siento como si viajara en una máquina de tiempo y esta me llevara al pasado justamente en aquel recuerdo que me marco y que me gustaría compartirte, al escribirlo no siento miedo sino deseos de contártelo.

Desde la maquina observo a mi yo del pasado, está sentada en el piso con la mirada perdida, los ojos hinchados de tantas lágrimas derramadas. Había llevado siete meses de relación, casi perfecta, donde existía mucha confianza, sintiéndose la mujer más afortunada, pero esto se le vendría abajo de la noche a la mañana. Un día que andaban de salida él le refirió: “Estoy listo para dejarte ir”, tal acotación estremeció su cuerpo, no podía entender que quería decirle, continuaron el camino en silencio. Aquella noche comió una hamburguesa con tristeza y lágrimas en los ojos,  presintiendo, de algún modo, lo que vendría.

Luego de vivir laxos de  indiferencia, sin imaginar que lo peor recién vendría, aproximadamente dos meses después de refugiarse en su familia, una desconocida le escribió y con pruebas le mostró lo que rompería su alma en pedazos, le había sido infiel. Él había estado con las dos al mismo tiempo. En ese momento su mundo se vino abajo, se quedó sin aliento, miles de preguntas resonaban su cabeza: ¿Cómo?, ¿Cuándo? ¿En qué momento?, ¿Cómo no pude darme cuenta? Todo esto fue como  una daga clavada a su corazón,  porque se había rehusado a darse una oportunidad en el amor, por miedo a vivir lo que su mamá había vivido. Se la dio  y lo primero que vivió es la traición. Esto la convirtió en una persona opuesta, amargada, una arcilla sin vida, arisca, sin una sonrisa en el rostro hasta sin ganas de vivir.

Ahora amigo te invito a que volvamos al presente y te cuente cómo logre superar esta situación de dolor, aclarándote que no fue fácil y que tuve que llevarme un gran susto para decidirme. Un día vi la muerte a lado mío, pues me agarró un ataque de pánico al cruzarme con él. Mi corazón latía a mil por segundo, mi presión subía, mis manos temblaban y se desprendían lágrimas. Allí  con el miedo en la mano, decidí llamar a mi docente, quien es psicoterapeuta y pedí su ayuda. Empecé a llevar terapia. Realice cartas de despedida y en unos meses paulatinamente de negación y lucha, ¡Lo logre! Recordé una frase de Risso <<Hay dos formas que matan el amor: La desilusión, que lo mata poco a poco, y la decepción que lo mata de raíz>>, entender la frase me hizo ser consciente de la decepción que sentía y que ya no podía amar a una persona que me hirió tan duramente. Ahora amigo veo mi logro, fue duro, pero lo supere añadiendo  a Dios en mi vida… Querido amigo me doy cuenta que todo paso para algo y que ahora soy más fuerte, más decidida en el amor y que esa persona se fue para conocer ahora  a quien mi corazón ama y  con quien vive momentos de felicidad. Soy un ave fénix que surgió de las cenizas  y que ha logrado volver a amar. ¡Que alivio! Siento dentro mío de haber podido contártelo y ver mi progreso. Ahora que el sueño me invade, con una sonrisa en el rostro, me despido de ti, agradeciéndote haberme regalado tu valiosa atención.

Mila Guerra Garcia

 

¿Te gustó?

Puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!.

janina19.gg
Author: janina19.gg

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

6 + 17 =